Buenos Aires quedó bajo el humo por quema de pastizales en áreas agrícolas

BUENOS AIRES (AFP) – Buenos Aires quedó este jueves bajo una densa capa de humo por la quema intencional de pastizales que afecta a 70.000 hectáreas agrícolas cercanas, lo que obligó a cerrar rutas y paralizar operaciones aéreas y portuarias en Argentina y el vecino Uruguay por la escasa visibilidad.

La presidenta Cristina Kirchner acusó por el extraño fenómeno a sectores vinculados con la producción agropecuaria, al señalar que “esto no es obra de la naturaleza, es obra de algunos aspectos de la naturaleza humana, los de la irracionalidad, los de la irresponsabilidad”.

“Me cuentan que para evitar rastrillar o arar la tierra se hacen este tipo de procedimientos que al mismo tiempo actúan como fertilizantes de la tierra”, dijo la mandataria en un acto público.

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, dijo que “hay 70.000 hectáreas de campo bajo fuego en la zona del Delta del (río) Paraná”, al norte de la capital argentina.

La humareda llegó este jueves a Montevideo, en la otra orilla del Río de la Plata y otras ciudades del vecino Uruguay, donde tres pequeños aeropuertos operan con limitaciones.

Randazzo responsabilizó por los incendios a productores agropecuarios que pretenden renovar sus tierras a bajo costo.

La quema de pastizales tuvo lugar en el norte de la provincia de Buenos Aires (centro-este), lindante con la capital argentina, y en el sur de la provincia de Entre Ríos (centro-este), donde existe una importante producción ganadera, precisó el ministro.

Randazzo afirmó que son casi 300 los focos ígneos detectados e indicó que el fuego está siendo combatido por dotaciones de bomberos y aviones hidrantes.

“La quema se realiza para renovar pastizales para la ganadería a bajo costo y los responsables son productores agropecuarios que no miden las consecuencias con tal de maximizar su rentabilidad”, explicó.

Otros informes, de índole técnica, como los del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) atribuyeron los incendios a la preparación de las tierras para el cultivo de soja, principal producto de exportación de Argentina.

Técnicos del INTA acusaron a los productores de provocar el fuego sin el necesario asesoramiento técnico.

El Gobierno también aseguró que fueron abiertas causas judiciales por los delitos de daño ambiental y estrago doloso.

El humo que cubre Buenos Aires y alrededores obligó al cierre de la ruta 14, llamada del Mercosur, que une Argentina con sus vecinos Brasil, Paraguay y Uruguay, por donde circulan a diario miles de camiones con mercancías.

Otra de las carreteras que permaneció bloqueada varias horas fue la autopista 9, que comunica Buenos Aires con la ciudad de Rosario (310 km al noroeste), la tercera de Argentina, y la vincula con Córdoba (700 Km al noroeste), en el mayor conglomerado urbano del país sudamericano.

La ruta 9 fue escenario de dos choques en cadena en los últimos días debido a la niebla provocada por los incendios, con un saldo de siete muertos y cincuenta heridos.

El aeropuerto metropolitano de Buenos Aires suspendió sus operaciones de aterrizaje para vuelos de cabotaje debido a la escasa visibilidad, mientras que en la terminal internacional de Ezeiza, 30 km al sur de la capital, no se registraban problemas.

La Prefectura Naval (policía guardacostas) cerró en forma preventiva los puertos de Buenos Aires y otras tres terminales portuarias en la periferia sur y norte de la capital argentina.

Además, fueron cancelados viajes de ómnibus de larga distancia hacia el interior del país por la mala visibilidad en las rutas.

El fenómeno de humo y olor a quemado provocó irritaciones en los ojos y garganta a los porteños, decenas de los cuales se acercaron preocupados a hospitales, aunque especialistas descartaron que el fenómeno tenga consecuencias para la salud.

You must be logged in to post a comment Login