La cantante española Rosario Flores cautiva a los ticos

SAN JOSÉ (AFP) – La cantante española Rosario Flores cautivó a los cerca de 12.000 personas que en la noche del miércoles acudieron al concierto gratuito que ofreció en el parque La Sabana de San José en el marco del Festival Internacional de las Artes (FIA).

La hija menor de la legendaria Lola Flores puso el broche de oro a una noche festivalera en la que el escenario instalado sobre el pequeño lago vio desfilar a artistas del jazz fusión en todas sus formas y de la música de autor locales.

Familias con niños dormidos al hombro, jóvenes y menos jóvenes se congregaron en la fresca noche josefina para ver al torrente de energía de esta mujer que sigue paseando el pabellón de los Flores, una familia por cuyas venas corre la sangre flamenca, pero sobre todo, la de artistas, por todo el mundo.

Vestida de negro, corriendo de un lado al otro del escenario con su cabellera rizada al viento, Rosario hizo un repaso por su repertorio, cantó algunas canciones de su madre, la Faraona, de su hermano Antonio, también fallecido, y otros clásicos, con un toque flamenco.

Flamenco, rumbas, flamenco-fusión, rock, Rosario canta todo lo que le echen con su voz inconfundible y el arte que le corre por las venas, hasta conseguir levantar del piso y poner a bailar al público que disfrutó de un concierto gratuito.

En su tercera visita a Costa Rica en los últimos cuatro años y acompañada por sus músicos habituales, Rosario cantó temas de su extensa discografía, entre la que destacan los álbumes ‘Contigo me voy’ o ‘Muchas Flores’ y ‘De mil colores’.

También cantó temas de su último trabajo, ‘Parte de mí’, una recopilación de las 11 canciones que más han marcado su vida. Entre ellas, ‘Lucía’ de Joan Manuel Serrat, ‘Algo de mí’ de Camilo Sesto o ‘Como me maravillaría yo’ de su madre.

“¿Saben quién era mi madre?”, preguntó al público entregado, a quien logró levantar del piso para hacerle mover el esqueleto hacia el final de un concierto que duró más de hora y media.

“Costa Rica, pura vida para mí y para todos vosotros”, le dijo al público, utilizando la coletilla que se ha convertido en lema del país y que para los neófitos significa algo así como “todo muy bien”.

Y es lo que parecía sentir el público, dispuesto a disfrutar de esta oportunidad única que le brindaba el FIA, que durante 12 días ofrece una inmensa oferta de música, danza, teatro, acrobacias, magia y otras facetas culturales de una veintena de países, como Argentina, China, Francia, Suiza, Honduras, El Salvador, Guatemala o España, sólo por citar unos pocos.

Accediendo a los reclamos en forma de aplausos, Rosario Flores, antes de irse a tomar “una copita”, volvió al escenario para ofrecer otros tres temas, entre ellos, una composición de su hermano, ‘No dudaría’ “para que haya paz, amor y no haya más violencia en esta tierra”, dijo.

“Pronto volveré”, prometió antes de concluir su actuación con una rumba.

You must be logged in to post a comment Login