Saludan latinos al Papa en las calles de Washington

Los latinos estuvieron entre los miles fieles que se congregaron hoy en la avenida Pennsylvania y calles aledañas para saludar a Benedicto XVI tras su encuentro con el presidente George W. Bush en la Casa Blanca.

“Me siento muy emocionada y bendecida”, dijo la salvadoreña María Gómez después que el pontífice pasó en su “papamóvil” entre gritos y vivas de fieles con banderitas amarillas del Vaticano y curiosos que al mediodía paralizaron momentáneamente el centro de la ciudad.

El mexicano Leonel Sandoval, de Phoenix, Arizona, dijo que después que le diagnosticaron recientemente con cáncer decidió acompañar al Papa en su recorrido por Washington y Nueva York que concluye este domingo.

“Vengo con esa emoción de ser sanado. Fue una experiencia muy grande la que acabamos de vivir, fueron solamente unos segundos, pero es algo inolvidable”, señaló Sandoval tras el paso del “papamóvil”.

La religiosa dominica Anisela Rodríguez, de Puerto Rico, dijo que “la sola presencia del Santo Padre ya es un testimonio así como la respuesta de los católicos en Estados Unidos, que somos 70 millones”, de los cuales la tercera parte son latinos.

El tema de la inmigración fue mencionado constantemente por latinos entrevistados por Notimex, muchos de los cuales vinieron de diferentes estados del país para darle la bienvenida a Benedicto XVI.

“Es un momento muy especial para ver al Papa, aunque sea se lejos y saludarlo. Me gustaría que por medio que a todos los inmigrantes nos den una oportunidad de trabajar aquí honestamente, y que no haya redadas”, dijo la mexicana Elba Huerta.

Igualmente, la mexicana Celinda Gámez, que estaba acompañada de su familia y llevaba imágenes de la Virgen de Guadalupe dijo: “quiero que la gente tenga fe en Dios, y en la virgencita de Guadalupe, sobre todo, y que el Papa abogue por los inmigrantes”.

Elide Ramírez y Ofelia Ibarra, de Texas, planeaban seguir al Papa primero en Washington y luego en Nueva York. “Quiero que acaben las guerras y que el Papa pida al presidente la oportunidad de tener papeles”, dijo Ramírez.

“Al Papa lo vi muy poquito porque pasó rápido. Sentí ganas de llorar”, dijo por su parte Benigna Landaverde, de Texas, vino con miembros de una comunidad religiosa del neocatecumenado.

También hubo latinos que expresaron su deseo que el mensaje de paz de Benedicto XVI se extienda al conflicto que atraviesan sus respectivos países.

“Me gustaría que el Papa trajera un mensaje de paz, sobre todo para los secuestrados de nuestro país, que no haya más guerras”, dijo la colombiana Catalina Serna, que estaba acompañada de otras estudiantes universitarias.

La joven argentina Marisel Lonati dijo que es importante que el Papa “sobre la manera de alcanzar objetivos de manera pacífica, sobre inmigración y sobre el respeto de los derechos de las personas”.

También hubo protestas contra el celibato y la pedofilia en la Iglesia Católica. Eliseo Gutiérrez, de San Diego, en California, dijo que “estamos protestando por la doctrina católica que ya caducó. El celibato es una cosa del demonio” porque ha llevado a abusos, señaló.

La ecuatoriana Adriana Ileana Mercado, de Miami, dijo que “la doctrina del celibato o la prohibición de casarse ha traído las millones de violaciones y abusos sexuales a los niños”.

María Rojas, de Phoenix, Arizona, señaló que llegó las cercanías de la Casa Blanca desde muy temprano para oír el mensaje del Papa en ese día soleado con un clima agradable.

Sobre los activistas que protestaban frente a la Casa Blanca contra la pederastia en la Iglesia, señaló que “me siento triste por ellos, porque no han encontrado el camino a Dios. Somos humanos y todos caemos en tentaciones”.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login