Paraguay polarizado a tres días de elección; ex obispo cierra campaña

ASUNCION (AFP) – Paraguay se polarizó este jueves a menos de 72 horas de que abran los comicios, con el gobernante Partido Colorado -que defiende 60 años en el poder- subiendo el tono y el ex obispo izquierdista Fernando Lugo, favorito de los sondeos, cerrando su campaña con un acto triunfalista en Asunción.

“El domingo es el día de Dios, y el día de la familia, así que lleguemos unidos. Porque el domingo vamos a ganar”, dijo el ex obispo, en un discurso que por momentos parecía una homilía.

“La mala noticia es que en nuestro país, durante tanto tiempo, los ladrones, los que traicionaron al pueblo, siguen entre nosotros”, afirmó. “Y la buena noticia es, que les quedan tres días”, gritó, ante una plaza llena de gente y banderas azul y blancas.

Por su parte, el general Lino Oviedo, ex colorado de pasado golpista, también cerró su campaña con un juramento en el “Panteón de los héroes” del centro de Asunción cientos de personas, tras lo cual inició una caravana de varias cuadras de vehículos al santuario de Caacupé, 50 km al noreste.

“Ante el altar de la patria, el Panteón nacional de los héroes, he firmado en este instante el acta de compromiso ante el pueblo paraguayo para la gobernabilidad de la República”, porque “este humilde compañero será ungido por el pueblo para ejercer la Presidencia”, gritó Oviedo al público.

Poco antes, el candidato de Unace -de aspecto tenso- había estado algunos minutos arrodillado ante los diversos altares y estatuas dentro del panteón, poniendo además algo de dinero dentro de una urna de ofrendas.

El ex obispo dejó plantado la tarde del jueves tanto a Oviedo como a los otros dos candidatos -la oficialista Blanca Ovelar y el independiente Pedro Fadul- en un debate televisivo, que dedicó sus primeros bloques a insultar a Lugo y criticar su alegato de que no había “condiciones para participar”.

“Farsante”, “cobarde”, “estafador”, “muy irresponsable”, dijo el conductor del debate por el canal 4 local, Humberto Rubín, mientras la cámara hacía un primer plano de su silla vacía.

Por su parte, el presidente paraguayo, Nicanor Duarte, advirtió a su par de Venezuela, Hugo Chávez, que no se meta en los asuntos internos de Paraguay, afirmando tener informes de que hay venezolanos ayudando a Lugo.

“Nosotros tenemos la información de que grupos importantes, muy cercanos al presidente Chávez, están colaborando con el obispo Lugo”, dijo Duarte, según el diario paraguayo La Nación de este jueves.

“Mis saludos cordiales a los hijos de Venezuela que me están escuchando y pidan a sus autoridades que no metan sus narices en nuestro país”, agregó.

Duarte ya había atacado duramente a Lugo la noche del miércoles, cuando en el acto de cierre de campaña de su delfina, la candidata Blanca Ovelar, afirmó: “Este sacerdote impío, si traicionó a la iglesia, ¿cómo no va a traicionar al pueblo?”.

El ex obispo -que se adhiere a la Teología de la Liberación y colgó la sotana a fines de 2006 para disputar la presidencia- figura primero en los últimos sondeos con 34% de las intenciones de voto, seguido del general Oviedo (29%) y de Ovelar (28,5%), ex ministra de Educación de Duarte.

La medianoche del jueves al viernes vence el plazo legal del Tribunal de Justicia para realizar propaganda electoral en Paraguay.

La campaña paraguaya ha estado plagada de golpes bajos y acusaciones cruzadas de corrupción.

El ex presidente colombiano Andrés Pastrana (1998-2002) encabeza la misión de la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES) llegada a Asunción para observar las elecciones del domingo y “ver que todo se desarrolle de la mejor manera”, según declaró este jueves.

“Venimos a hablar con los candidatos, con el Tribunal de Justicia Electoral, con los ciudadanos paraguayos, en fin, lo que corresponde a observadores internacionales”, dijo a la radio local. “Parte de nuestra tarea también es ver cómo mejorar los sistemas electorales”, precisó.

You must be logged in to post a comment Login