Nube de humo cubre Buenos Aires y aledaños por tercer día y afecta a Uruguay

BUENOS AIRES (AFP) – La densa humareda provocada por quema intencional de pastizales en Argentina cubrió el sábado Buenos Aires y sus alrededores por tercer día consecutivo, con trastornos en rutas y aeropuertos por la escasa visibilidad, además de afectar el suroeste del vecino Uruguay.

La presidenta Cristina Kirchner, que acusó de los incendios a productores agropecuarios que pretenden renovar pastizales a bajo costo, exigió que sobre los reponsables caiga todo el peso de la ley, en rueda de prensa en Zárate (90 km al noroeste de Buenos Aires), tras sobrevolar en helicóptero la zona, una de las más afectadas por las llamas.

“Todos tienen derecho a mejorar su rentabilidad pero no a costa de la vida de todos los argentinos”, dijo la mandataria, quien visitó el comité de crisis instalado en las afueras de Zárate, donde fue informada sobre la evolución de los incendios.

Personal de Gendarmería (policía de fronteras) y de policía vial actuaba el sábado en varias rutas de acceso a la capital argentina, regulando la circulación de acuerdo a las condiciones de visibilidad.

“Vamos a ir cerrando las rutas que sean necesarias cuando esté en riesgo la vida de las personas”, dijo el ministro del Interior, Florencio Randazzo.

El operativo incluye a la estratégica carretera 14 del Mercosur, que enlaza Argentina con sus vecinos Brasil y Paraguay.

Randazzo anunció que la Justicia detuvo a dos personas acusadas de provocar focos de incendio en el centro-este del país, y que un productor agropecuario que posee 2.000 de las 70.000 hectáreas en llamas permanece prófugo.

El aeroparque metropolitano de Buenos Aires operó este sábado solo con despegues para los vuelos de cabotaje, pero derivó el arribo de aviones a la terminal internacional de Ezeiza (30 km al sur), que opera aunque con demoras por la reducida visibilidad en la zona, según informes de fuentes aeronáuticas.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, dijo que “fueron controlados algunos focos de incendio en la zona del Delta del río Paraná”, al norte de ese distrito, y explicó que trabajan en la contención de incendios personal de Bomberos, Prefectura (policía guardacostas), Gendarmería y Ejército.

Scioli afirmó que para revertir la dramática situación se espera un cambio meteorológico, que sólo se produciría en los próximos días.

En el vecino Uruguay, la zona suroeste –incluida Montevideo, que se encuentra a 223 km de Buenos Aires en línea recta a través del Río de la Plata– presentaba el sábado un cielo totalmente cubierto por la densa cortina de humo que durante la jornada se extendió por la costa atlántica hasta Punta del Este, principal centro turístico del país, a 140 km de la capital.

“Es necesario saber cuál es el grado de contaminación que nos está llegando, las acciones que ha tomado el Gobierno y las prevenciones que deben hacerse a la población”, dijo a radio El Espectador el diputado Rodolfo Caram, de la oposición, que pedirá la comparecencia del ministro de Medio Ambiente, Carlos Colacce, en el Parlamento debido a la “grave situación” ambiental.

Unos 300 focos de incendio hicieron arder 70.000 hectáreas en el norte de la provincia de Buenos Aires y en el sur de la vecina Entre Ríos, zonas de importante actividad agropecuaria, y por acción de los vientos una gigantesca nube de humo cubre la capital argentina desde el jueves.

El inédito fenómeno derivó en centenares de consultas en hospitales por irritación en ojos y gargantas, y dejó un fuerte olor a quemado en Buenos Aires, donde viven unas tres millones de personas y otras cinco millones ingresan a diario en las jornadas laborales.

Las autoridades desestimaron que el humo resulte nocivo para la salud, mientras que el nivel de monóxido de carbono en el aire se mantuvo dentro de parámetros que no provocan afecciones severas, según reportes oficiales.

No obstante, “teniendo en cuenta los registros históricos medidos y recordados, se

You must be logged in to post a comment Login