Calderón llama a Estados Unidos a compartir “visión integral” sobre inmigración

NUEVA ORLEANS, EEUU (AFP) – El presidente mexicano, Felipe Calderón, llamó este lunes a Estados Unidos a compartir una “visión integral” sobre inmigración, al margen de la cuarta cumbre norteamericana de Nueva Orleans, en la que los gobernantes de la región deben salir en defensa del TLCAN.

“La economía de Estados Unidos y la de México son complementarias”, afirmó Calderón, al inaugurar con su par estadounidense George W. Bush, el nuevo consulado mexicano en Nueva Orleans, momentos antes de la apertura de la cumbre, en la que participa también el primer ministro canadiense, Stephen Harper.

“Por ello, sé que debemos tener una visión integral en esta materia, en la materia de migración, que nos permita trabajar juntos para construir una América del Norte más próspera y más segura”, agregó el presidente, que subrayó que los inmigrantes mexicanos contribuyen “con 635.000 millones de dólares” a la economía estadounidense, o sea el 5% de su PIB.

Al abrir un consulado que debe atender a las decenas de miles de mexicanos que llegaron a Nueva Orleans tras el paso devastador de Katrina a fines de agosto de 2005, Calderón también recordó la importante contribución de dichos inmigrantes mexicanos en la reconstrucción” de la ciudad.

El presidente mexicano ofreció estas declaraciones antes de mantener una reunión bilateral con Bush, en la apertura de una cumbre, en cuya agenda de prioridades no figura la inmigración, unos de los temas espinosos de la actual campaña electoral para la presencia de Estados Unidos.

El que sí figura es otro tema polémico de la campaña: el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que los precandidatos demócratas Barack Obama e Hillary Clinton ya prometieron renegociar si llegan a la Casa Blanca en enero.

Los dos presidentes y el primer ministro canadiense deben aprovechar sus dos días de reunión para poner de relieve los beneficios que el acuerdo brindó a las tres economías, coincidieron fuentes de los tres países.

En los últimos días, la Casa Blanca reiteró varias veces que el comercio trilateral está rozando el billón de dólares anuales, al avanzar al ritmo de 2.500 millones diarios, al tiempo que recordó que Canadá es el primer socio comercial de Estados Unidos y México el tercero.

El acuerdo también tiene sus adversarios en los otros dos países. En México, por ejemplo, el pasado 1 de enero, cuando se eliminaron los aranceles a más de 1.000 productos agrícolas, miles de campesinos se movilizaron en distintas partes de México para exigir la revisión del acuerdo.

Además del TLCAN, la cumbre debería permitir a Bush lanzar un nuevo llamado al Congreso para que apruebe cuanto antes el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia, que la mayoría demócrata mantiene bloqueado.

La oposición viene rechazando darle el visto bueno al acuerdo con Colombia desde el año pasado, con el argumento de que Bogotá debe hacer más para proteger a los sindicalistas, que según denuncian varias ONG son víctimas frecuentes de ataques en el país andino o asesinados por luchar por sus derechos.

Bush y Calderón también podrían hablar de la Iniciativa Mérida, cuya meta es luchar contra el narcotráfico en México y Centroamérica, que incluye una ayuda por 1.400 millones de dólares que el Congreso estadounidense todavía debe aprobar en varias partes.

You must be logged in to post a comment Login