De la Cumbre de ASPAN en Montebello a la de Nueva Orleans

Montreal.- Los gobiernos de Canadá, Estados Unidos y México analizarán esta semana en Nueva Orleans “soluciones prácticas” para los “retos comunes” que delinearon en agosto pasado en Québec, en la Cumbre de la Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN).

El presidente estadunidense George W. Bush será el anfitrión de la nueva cumbre en Nueva Orleans, en la cual participarán su par mexicano Felipe Calderón y el primer ministro canadiense Stephen Harper.

Observadores canadienses del mundo de los negocios esperan que los tres mandatarios presenten en Nueva Orleans un balance de las directivas lanzadas en agosto de 2007 en la Cumbre de Montebello, Québec.

En esa cita, los tres gobiernos anunciaron que habían discutido sobre las “soluciones prácticas para enfrentar los retos comunes en material ambiental” y “hacer más eficaces y seguras las fronteras, respetando los lazos de amistad y comercio que unen a los tres países”.

La Declaración Final de Montebello pedía a los ministros responsables de los tres países centrar “su colaboración en cinco sectores prioritarios”: mejorar la competitividad; alimentos y productos más seguros; energía durable y medio ambiente; fronteras inteligentes y seguras; gestión de urgencias y protección civil.

En Montebello también se anuncio colaboración para “reducir los obstáculos al despliegue de las nuevas tecnologías limpias”, y armonizar las normas de eficiencia energética en productos clave de uso corriente.

Las partes convinieron además en coordinar la regulación para el “desarrollo de biocarburantes, de tecnologías de eficacia energética de los vehículos (.) y para reducir las emisiones” de contaminantes.

En el caso canadiense, el primer ministro Harper irá a Nueva Orleans con las regulaciones recientemente adoptadas para garantizar la “seguridad en los alimentos”, su programa de estímulos para la producción de agrocombustibles e incentivos para energías renovables.

Sin embargo, el tema de mayor interés para las empresas canadienses es la facilitación del tráfico fronterizo, en particular el comercial, en el cual no se anticipan avances por las “crecientes exigencias” estadunidenses en materia de seguridad.

Los empresarios de Estados Unidos y Canadá revelaron hace poco que lejos de disminuir, las demoras en el tráfico fronterizo entre ambos países están aumentando e inflando los costos de operaciones de las empresas, al punto de hacerlos perder la rentabilidad.

Harper lleva como prioridad, según una fuente del gobierno, “seguir trabajando en asuntos que faciliten (el tránsito) fronterizo”, algo en lo cual “queremos ver algún progreso”.

Las fuentes canadienses recordaron que en la Declaración de Montebello se pidió a los ministros que, dentro del capítulo de “fronteras inteligentes y seguras”, se redujeran los embotellamientos en las fronteras de Estados Unidos con México y con Canadá.

También se recomendó “facilitar la circular legítima de mercadería y viajeros”, “aumentar la seguridad fronteriza arreglando los asuntos fronterizos específicos ligados a la congestión, a las necesidades infraestructurales actuales y futuras, a la cooperación aduanera, a la comunicación con los agentes de intervención y a la tecnología”.

Las fuentes indicaron que no se espera que los mandatarios anuncien la puesta en marcha del “mecanismo de consultas” que el Consejo para la Competitividad en América del Norte (CCAN) consideró necesario para hacer mas transparente el proceso de la ASPAN.

Se espera que este tema figure cuando el CCAN, formado por una decena de grandes empresarios de cada uno de los tres países, presente sus objetivos en la reunión del martes en Nueva Orleans.

El CCAN, según funcionarios canadienses, presentará a los tres mandatarios un informe con sus puntos de vista y “en qué asuntos los tres gobiernos deben enfocar su atención en los próximos doce meses”.

En Nueva Orleans también se reportarán las recomendaciones de una veintena de grupos de trabajos de la ASPAN compuestos por funcionarios públicos y del sector privado, que recibieron instrucciones en la Cumbre de Montebello.

Entre los temas a informar figura el Marco de Cooperación en materia de reglamentación que “simplificará los reglamentos y los procesos, promoverá la compatibilidad de reglamentos y pondrá fin a las exigencias redundantes de pruebas de homologación”.

Las instrucciones precisan que en este contexto se debe garantizar el mantenimiento de “normas elevadas de protección de salud, de seguridad y también ambientales”.

También deberán reportarse los avances en sectores en los cuales se “deben encarar medidas e iniciativas”, como los productos químicos, automóviles, transportes, tecnologías de información y de comunicaciones”.

Otro objetivo delineado en Montebello es la estrategia de acción sobre la propiedad intelectual, para la cual la ASPAN acordó “crear mecanismos de colaboración para luchar contra el pirateo y la usurpación de marcas, mejorando la detección y disuasión”.

En Montebello se determinó necesario sensibilizar al “público sobre la importancia de la propiedad intelectual para nuestras economías y la seguridad y salud de los consumidores”.

En el sector de la seguridad en Montebello se acordó ir hacia la adopción de medidas como “las prácticas ejemplares en materia de aplicación de la ley y el intercambio de datos de inteligencia, y de datos técnicos acerca de la aplicación de la ley en la(s) frontera(s)”.

Asimismo, se espera un balance del análisis de los acuerdos de libre comercio que cada uno de los tres países “negoció después del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), comenzando por aquellos del hemisferio occidental, para incluir disposiciones innovadoras tocantes a las reglas de origen”.

Se espera que Canadá reportará la firma de un acuerdo de libre comercio con Perú, hace pocos meses, y su intención de concluir otro con Colombia antes de finales de este año, mientras negocia otros más con países de América Central y el Caribe.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login