Investigan terapeutas alemanes técnicas de salud por autocontrol

Por Olga Borobio. Corresponsal

Berlín.- La capacidad del ser humano de influir conscientemente en reacciones involuntarias del cuerpo, tan aplicada a otros campos como el yoga, está siendo cada vez más investigada en Alemania.

Esta capacidad es utilizada en el sector médico para el tratamiento de trastornos psíquicos o neurológicos, donde los terapeutas utilizan métodos de “neurofeedback” o retroalimentación neurológica.

La clínica Roseneck, situada en Prien am Chiemsee, una localidad alemana del estado federado de Baviera, es uno de los mayores centros del mundo de “biofeedback” o retroalimentación biológica, que ha sido bautizada como la medicina del siglo XXI.

Allí el método tiene exactamente la misma validez que las terapias con medicamentos para tratar enfermedades como el Síndrome de Déficit de Atención (ADS) y la epilepsia, explica el psicoterapeuta Jörg Heuser, pese a que la retroalimentación se encuentra aún en fase de estudio.

Ambas enfermedades tienen su base en fallos funcionales en la región frontal del cerebro. Los pacientes con ADS son fácilmente desviables, irreflexivos y con frecuencia hiperactivos, mientras los epilépticos sufren ataques periódicos de espasmos y convulsiones.

“Con el neurofeedback los pacientes aprenden a regular las actividades de las regiones cerebrales afectadas y así pueden contra-dirigir los síntomas de sus enfermedades”, explica Heuser, quien dirige la Sociedad Alemana de Biofeedback.

Un estudio realizado por la clínica universitaria de Tubingen demostró también que un grupo de epilépticos a quienes no ayudaban los medicamentos obtuvo buenos resultados de tratamiento con el feedback neurológico.

Y para quienes no quieren renunciar a los medicamentos, el método demostró ser un buen complemento.

El método se basa en un principio simple: las personas pueden influir intencionadamente en las reacciones corporales involuntarias del sistema nervioso, como demuestran otras prácticas como el ejercicio del yoga.

Si esto se aplica a la influencia sobre la actividad de definidas regiones cerebrales, puede ser de ayuda en el tratamiento de trastornos psíquicos y neurológicos.

El neurofeedback es una forma de las terapias de biofeedback en las que las reacciones corporales se hacen visibles para los pacientes, midiendo con sensores algunos parámetros, como el pulso o la presión sanguínea.

Esto permite que un software especial traduzca la información en señales fácilmente comprensibles para cualquier persona.

Con ese método los enfermos pueden aprender estrategias para influir los síntomas de sus afecciones. El sistema ya se ha mostrado efectivo en el tratamiento de migrañas, incontinencia o hipertensión arterial.

Los médicos miden también la corriente cerebral del paciente con un electroencefalograma (EEG). Unidades de entretenimiento enseñan a los pacientes a dirigir la actuación de su cerebro.

Las empresas ofrecen aparatos especiales y software para ello, siendo los líderes del mercado marcas como Thought Technologies y Mind Media.

Los especialistas utilizan también el entrenamiento cerebral para tratar trastornos psíquicos como determinadas formas de depresión.

Este síndrome consiste “en un desequilibrio de la actividad entre la región derecha e izquierda de la parte frontal”, explica el psicoterapeuta radicado en Munich y experto en neurofeedback, Wolfgang Keeser.

El entrenamiento cerebral puede corregir ese desequilibrio. Este tratamiento también se mostró efectivo para las fobias, explicó el experto.

Sin embargo, su efectividad en depresiones y fobias no está lo suficientemente probado clínicamente, matiza el director de la clínica universitaria de Psiquiatría y Psicoterapia de Aquisgrán, Frank Schneider.

Schneider cree que el método tiene un gran potencial, pero considera que no basta por sí solo, pues los aparatos EEG miden sólo la corriente de la superficie cerebral, mientras las regiones más profundas cerebrales son más interesantes para la mayoría de enferm

You must be logged in to post a comment Login