Nueva Orleans se prepara para cumbre anual de países de la ASPAN

Por Ramón Rodríguez Reyna.

Nueva Orleans.- La ciudad de Nueva Orleans, en el sureño estado de Luisiana, se prepara con discreción para el diálogo que sostendrán este lunes y martes los presidentes George W. Bush y Felipe Calderón junto al primer ministro canadiense Stephen Harper.

Esta metrópoli de 1.1 millones de habitantes, que aún no se recupera totalmente de la destrucción que le causó el huracán Katrina en septiembre de 2005, se ha preparado muy discretamente para la Cuarta Cumbre Anual de Líderes de América del Norte.

Durante un recorrido por el centro de la ciudad, frente a hoteles del sector pueden observarse apenas unos pares de juegos de las banderas de los tres países de la Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN), a menos de 24 horas de la llegada de los gobernantes de México, Estados Unidos y Canadá.

Uno de los pocos preparativos estuvo a cargo, este domingo, de trabajadores municipales que colocaron vallas metálicas afuera de instalaciones que servirán como sedes de algunas de las actividades de los mandatarios.

De acuerdo con la Casa Blanca, Bush, Calderón y Harper discutirán sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) a la luz de las críticas de los aspirantes presidenciales demócratas Hillary Clinton y Barack Obama.

Los políticos de la oposición han señalado que de llegar a la presidencia buscarían reabrir el tratado para que incluya salvaguardas laborales y ambientales que sean instrumentables.

“Anticipamos que eso será discutido. Conocemos las declaraciones que se han hecho y que han tenido mayores titulares en Canadá y México y esperamos que los líderes hablen de eso”, dijo el viernes en Washington el director para el Hemisferio occidental del Consejo Nacional de Seguridad, Dan Fisk.

Agregó que “nosotros creemos que el TLC funciona”.

Este mes, el secretario de Comercio, Carlos Gutiérrez, pronosticó que el intercambio trilateral llegará a un billón (millón de millones) de dólares este año, más del triple a lo que ascendía anualmente cuando entró en vigor el acuerdo, en 1994.

La primera jornada de la cumbre, cuyas sedes serán establecimientos situados a unas cuadras del legendario Barrio Francés y del ostentoso Casino Harrahs, será informal, y en la segunda se realizará el encuentro oficial.

Además de los cinco rubros generales, se espera que los tres líderes dialoguen sobre la Iniciativa Mérida, el transporte transfronterizo y asuntos hemisféricos como la situación en Cuba, en Colombia y en Venezuela.

Las cinco prioridades son el refuerzo de la competitividad global, fronteras seguras e inteligentes, energía sustentable y medio ambiente, seguridad alimentaria y preparación para el manejo de emergencias como desastres naturales.

Fundada en 1718, esta ciudad es una de las más históricas, queridas y originales de Estados Unidos.

Al igual que Québec, Canadá, cuenta con gran influencia francesa, y en cuanto a México, aquí se instaló el primer consulado en la historia de las relaciones exteriores mexicanas, aunque cerró hace cinco años.

De hecho, durante su estancia, Calderón y Bush inaugurarán el nuevo consulado de México en Nueva Orleans, el cual estará ubicado a unos 200 metros del río Mississippi.

El gobierno mexicano decidió reabrir una oficina aquí porque tras el azote del huracán Katrina, decenas de miles de connacionales se mudaron a Luisiana para laborar en la reconstrucción de Nueva Orleans.

El presidente mexicano además abrirá una exposición de juguetes de su país en el Museo de Niños de esta ciudad.

El mismo martes Felipe Calderón partirá de aquí con destino a Dallas, Texas.

Como en muchas giras del presidente estadunidense, su visita provocará protestas, en este caso coordinadas por organizaciones de los tres países que se oponen a la ASPAN, por considerar que se trata de una expansión del TLCAN sin consultar a la sociedad civil.

Independientemente de las polémicas, la cumbre ha sido un éxito propagandístico para esta ci

You must be logged in to post a comment Login