Chelsea arranca un increíble empate en Liverpool en los descuentos

LIVERPOOL, Inglaterra (AFP) – Un gol en contra del noruego John Arne Riise cuando iban cinco minutos de los descuentos de un partido que parecía sentenciado a favor del anfitrión, supuso para el Chelsea un empate “in extremis” 1-1 que lo deja con un pie en la final de la Champions League.

La suerte parecía echada en el estadio de Anfield gracias al oportuno gol para los “Reds” del holandés Dirk Kuyt cuando casi finalizaba el primer tiempo (43).

Liverpool parecía haber asegurado lo esencial, puesto que entonces controlaba a un rival sin imaginación en un encuentro jugado a buen ritmo, pero más físico que técnico.

Si bien el partido era para el olvido, el gol fue merecido para el equipo anfitrión que mostró un poco más que los “Blues”, que han creado fama de no saber estar en las difíciles.

Pero, cuando ya mucha gente se había levantado de los asientos pensando en la vuelta en Stamford Bridge, la semana próxima, un centro desde la banda izquierda del marfileño Salomon Kalou obligó al desafortunado Riise a intentar despejar el balón de cabeza, presionado por el francés Nicolas Anelka, con tan mala suerte que batió a su propio arquero, el español Pepe Reina, como no lo hubiera hecho, probablemente, un delantero rival.

Sin haber mostrado casi nada, Chelsea quedó en excelente posición para lograr lo que le ha sido negado en las tres anteriores temporadas jugando mejor: superar por fin las semifinales de la Champions.

“Creo que en definitiva merecimos marcar al final del partido, porque hemos encajado muchos goles sobre el final este año. De acuerdo a la fisonomía del encuentro merecimos este empate. Aunque no fue mucho, tuvimos varias ocasiones (de gol) en el primer tiempo”, señaló el entrenador israeli del Chelsea, Avram Grant.

Este nuevo duelo entre dos viejos conocidos, que se han enfrentado 19 veces desde 2003, 7 de ellas en la Liga de Campeones, comenzó con un leve dominio de los londinenses, que querían como fuere olvidar sus eliminaciones en Anfield de 2005 y 2007.

El partido fue intenso, con las defensas organizadas y las delanteras menos claras. Joe Cole no supo aprovechar un balón de Drogba (18) ni otro de Franck Lampard, después los “Blues” casi ni se vieron en el área rival.

Pasada esa primera etapa algo difícil indemnes, los anfitriones tomaron las riendas del encuentro. El guardameta Petr Cech tuvo que demostrar su gran clase ante el goleador español Fernando Torres, pero después nada pudo hacer cuando Kuyt recuperó un balón ante la indolencia de Lampard y un error de Makelele y lo pateó “picado” hacia abajo, pasándole entre las piernas al guardavallas.

El centro del argentino Javier Mascherano había sido defectuoso, pero el balón igual llegó a los pies del neerlandés, que no perdonó.

En la segunda parte, los “Blues” continuaron imprecisos. Cech salió a cortar un córner (52) y casi le cuesta el segundo, lo que se tradujo en gestos de un malhumorado Drogba. Aún así, el internacional alemán Michael Ballack exigió a Reina en un par de oportunidades, de cabeza y con un disparo con la pierna izquierda (66 y 84), y después hubo un par de ocasiones más.

Pero, a esta altura, los “Reds” sólo miraban el reloj, no obstante, el capitán Steven Gerrard (85) y Torres (90+2) hicieron trabajar de nuevo a Cech.

“Es difícil de realizar. Se jugaba el minuto 94 o 95. Es difícil de entender porque hubo tantas detenciones del juego. Pero tampoco fue la primera vez (ya pasó ante Marsella)… Estoy muy desilusionado. Ahora, tendremos que ir a ganar allí (en Stamford Bridge). Estoy sorprendido por algunas decisiones arbitrales, pero prefiero no hablar demasiado”, dijo el entrenador “Red”, el español ‘Rafa’ Benítez.

En los tres partidos precedentes en Anfield por la Champions, Chelsea no había marcado. Cuando parecía que esta “tradición” se respetaría una vez más, Riise, que había entrado en la última media hora, se encargó de que no se cumpliera.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login