Lugo tendrá que cambiar corrupción y “hábitos” de funcionarios en Paraguay

ASUNCION (AFP) – El presidente electo de Paraguay, Fernando Lugo, tendrá que cambiar los “hábitos” del funcionariado público que hereda del Partido Colorado, lo cual incluye clientelismo y corrupción, si quiere lograr mejorar aspectos básicos como la salud y la educación de los paraguayos, opinaron analistas a la AFP.

“Un problema serio para Lugo va a ser la burocracia y el propio Partido Colorado, que son casi sinónimos”, dijo el historiador y escritor Guido Rodríguez. “Como la política de las últimas décadas se hizo en base a prebendarismo, el Partido Colorado puede ser un problema serio”, agregó.

“Evitar que lo bloqueen dependerá de la capacidad de Lugo para buscar alianzas para poder hacer sus políticas”, subrayó.

Por ejemplo, “el Ministerio de Educación es un centro de propaganda política, porque para bien y para mal el maestro en el interior tiene mucha influencia sobre la población”, explicó.

“Este ministerio fue usado como trampolín para lanzar carreras políticas de gente como el actual presidente Nicanor Duarte o como Blanca Ovelar”, la candidata oficialista derrotada en las elecciones del domingo por el izquierdista Lugo.

“Tanto Duarte como Ovelar empezaron como ministros de Educación”, dijo.

“La educación hay que resolverla de cualquier manera, la tasa de analfabetismo oficial es 8%, pero la real es mucho más alta, si se suman los analfabetos funcionales se llega a 40%”, afirmó Rodríguez.

“Además, tenemos nueve años de enseñanza teóricamente obligatoria, pero la deserción es del 70%”, con lo cual “Paraguay tiene la tasa de educación más baja del Mercosur”.

Algo parecido pasa con la salud, según el analista. “El ministerio de Salud es un centro de promoción política. Al estar en contacto con las necesidades de la gente lo usaron para eso, y ahora Lugo tendrá que trata de racionalizar eso también”.

“Lugo va a tener que crear una política exterior, que actualmente Paraguay no tiene”, señaló Rodríguez como otro aspecto básico. “Tradicionalmente la cancillería ha servido para premiar a una persona con un puesto o castigar a alguien mandándolo a un sitio alejado”, explicó.

Entonces, en la cancillería “existe un equipo de burócratas, pero básicamente no existe una política exterior”, dijo.

“Paraguay debería tratar de beneficiarse del Mercosur como en su momento lo hicieron España y Portugal con la Unión Europea, pero para eso debe tener una estrategia definida”, opinó.

Francisco Capli, director de la consultora First Análisis, coincidió en el diagnóstico del estado paraguayo. “El Partido Colorado está hace 61 años en el gobierno, y la corrupción llegó a límites extraordinarios”, dijo.

“Yo no creo que ninguna institución pública funcione”, afirmó.

“Lo primero que tendrá que hacer Lugo es generar un nuevo hábito entre los funcionarios”, dijo. “El tema es que los funcionarios son muy corruptos, y Lugo va a tener que hacer cambios tratando de que esos funcionarios lo respeten”, agregó.

Sin embargo, para el politólogo Luis Freites Carreras, Lugo deberá también “garantizar la paz social” evitando “despidos masivos” en la administración pública.

Para eso “va a tener que ver cómo jugar y administrar esa realidad que hereda de Nicanor Duarte, un aparato de funcionarios que actúan con criterios no racionales”, dijo Freites Carreras, director del Centro de Políticas Públicas de la Universidad Católica de Asunción.

Se trata “de un gran problema que tendrá Lugo”, por que “va a tener que hacer un plan de emergencia para atender el desempleo y la concentración de la pobreza en las areas suburbanas” pero para eso debe lograr coordinar los distintos niveles de la administración pública en medio “de una burocracia basada en el prebendarismo y la corrupción”, explicó.

La ventaja, dijo, “es que Lugo llega con una enorme legitimidad” por el 42% de votos que logró, “lo que le da una gran autoridad moral para tomar decisiones drásticas que deben

You must be logged in to post a comment Login