Mayor partido opositor de México queda sin presidente por crisis interna

MEXICO (AFP) – El izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), segunda fuerza en el Congreso de México, se quedó el martes sin presidente y nombró a dos representantes legales provisionales al no haber podido definir aún al ganador de su elección interna, realizada hace 36 días.

El Consejo Nacional del PRD “por acuerdo unánime nombró a dos compañeros” como “encargados de despacho”, uno por cada una de las corrientes que se disputan la presidencia, hasta que se decida el ganador de la elección interna del 16 de marzo, informó el líder saliente, Leonel Cota.

Cota se negó a prolongar unos días su mandato, que terminaba este martes, y el recuento de la votación interna está estancado después de que los dos principales candidatos, el ex alcalde de la Ciudad de México Alejandro Encinas y el ex senador y cofundador del partido Jesús Ortega, se cruzaran acusaciones de fraude.

El Comité Técnico Electoral del partido renunció la semana pasada a concluir el recuento, que arrojaba entonces una ligera ventaja de Encinas, representante del ala radical del partido, liderada por el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador.

Los dos “encargados de despacho”, Raymundo Cárdenas, por la corriente de Encinas, y Graco Ramírez, por la de Ortega, manifestaron su deseo de que el resultado definitivo se conozca antes del 4 de mayo, cuando se vuelve a reunir su Consejo Nacional.

El sector más radical se niega a reconocer al gobierno del derechista Felipe Calderón debido a que atribuyen a un fraude su estrecha victoria electoral de 2006 sobre López Obrador, mientras los seguidores de Ortega, apodados los “chuchos”, abogan por el diálogo.

La crisis interna llega en un momento delicado para el partido, ya que intenta tumbar una trascendental reforma energética propuesta del gobierno de Calderón que, según la izquierda, es un intento de privatizar subrepticiamente el sector petrolero.

Ambas corrientes discrepan también sobre la estrategia para oponerse a esta iniciativa.

Mientras los “obradoristas” quieren mantener la ocupación de las tribunas del Senado y de la Cámara de Diputados iniciada hace dos semanas y el bloqueo por activistas a la sede de la cámara alta para forzar un debate de varios meses, los “chuchos” proponen otro tipo de acciones menos drásticas.

Jesús Ortega lamentó la semana pasada que las acciones del ala radical están restando simpatías al PRD.

En su primera reacción directa por la toma de las Cámaras, Calderón dijo este martes, durante la cumbre norteamericana en Estados Unidos, que la primera fuerza opositora “sumado a su propia crisis interna, hoy viven un empobrecimiento de su imagen pública por comportamientos que simple y sencillamente los pone en el ridículo”.

Las fisuras por la estrategia seguida hasta ahora se hacen cada vez más evidentes con declaraciones de prominentes figuras del PRD, como la presidenta de la Cámara de Diputados, Ruth Zabaleta, a favor de terminar con el bloqueo.

Tanto Raymundo Cárdenas como Graco Ramírez manifestaron este martes que sus respectivas corrientes se mantendrán en el partido aunque el resultado electoral les sea desfavorable, pero los analistas políticos ven cada vez más complicado mantener la unidad del partido y más cerca la posibilidad de una ruptura.

“Se niegan a que sea una separación definitiva, (pero) ya viven en recámaras (habitaciones) separadas, el PRD está prácticamente dividido y la separación, a mediano o a largo plazo, es definitiva”, afirmó el columnista de El Universal Ricardo Alemán.

Jorge Zepeda Patterson, de pensamiento izquierdista, vio en el acuerdo de una colegiatura provisional una disposición a “ceder parcialmente para evitar convertirse en dos partidos” en un momento el que “la coyuntura del país requiere un PRD firme”.

Sin embargo, “a largo plazo, va a ser difícil mantener la unión”, añadió.

You must be logged in to post a comment Login