Juan Gelman reivindica la verdad y la justicia al recibir el Cervantes

ALCALA DE HENARES, España (AFP) – El poeta argentino Juan Gelman reivindicó este miércoles la memoria, la verdad y la justicia frente al olvido tras recibir el Premio Cervantes 2007, máximo galardón de las letras en lengua española en la Universidad de Alcalá de Henares, cerca de Madrid.

Gelman recibió el premio en el paraninfo de la universidad y de manos del rey Juan Carlos I de España y en presencia de la reina, Sofía, el presidente del gobierno español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, y académicos y personalidades.

El escritor, de 77 años, exiliado durante la dictadura argentina (1976-1983), pidió justicia para los asesinos de los muertos y desaparecidos en ese período, revivió el sufrimiento del exilio, recordó a las víctimas de este mundo y homenajeó a Cervantes y a los místicos españoles en un emotivo discurso.

“Hay quienes vilipendian este esfuerzo de memoria” y consideran “que hay que mirar adelante”, dijo Gelman tras recordar a los 30.000 desaparecidos de la dictadura argentina

“Están muy equivocados: las heridas no están aún cerradas, su único tratamiento es la verdad y luego la justicia; sólo así es posible el olvido verdadero”, reclamó ante un foro en el que se encontraba su esposa y sus cuatro nietos, entre ellos Macarena, secuestrada y dada en adopción durante la dictadura argentina.

El hijo y la nuera de Gelman, embarazada, fueron detenidos durante la dictadura. La niña que nació fue dada en adopción a una familia en Uruguay. El cuerpo de su hijo apareció y la nuera de Gelman sigue desaparecida.

“La nuestra es la verdad del sufrimiento; la de los asesinos, la cobardía del silencio”, sentenció.

Gelman, que definió la palabra “desaparecido” como “secuestro, tortura, asesinato y desaparición de los restos”, revivió el sufrimiento del exilio y los “manantiales de consuelo” que le “abría” El Quijote.

“Ahí está la poesía, de pie, contra la muerte”, reivindicó este “gran escritor argentino, enamorado de la palabra” y con “un vigor incomparable para luchar contra la adversidad”, en palabras del Rey.

Gelman, que tuvo palabras para las víctimas de “este mal mundo que tenemos” afectadas por el hambre, la guerra y la pobreza, alabó la opción de España contra la guerra de Irak y la adopción de la ley de Memoria Histórica para reparar a las víctimas de la Guerra Civil y el Franquismo (1936-1975).

En el plano poético ensalzó la obra de Cervantes y reivindicó la creación de palabras, que defendía el autor del Quijote y practica él porque “es enriquecer la lengua”.

“Hay millones de espacios sin nombrar y la poesía trabaja y nombra lo que no tiene nombre todavía”, defendió.

Recordó la “compañía” que le prodigaron los autores místicos españoles del Siglo de Oro Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz durante el exilio, al mencionar “la presencia ausente de lo amado: Dios para ellos; el país del que fui expulsado, para mí”.

“Yo ‘moría muchas veces’, y más con cada noticia de cada compañero muerto o desaparecido”, recordó, parafraseando a los místicos.

Gelman “simboliza la resistencia frente a la adversidad, el triunfo de la imaginación como arma frente al infortunio”, definió el ministro de Cultura, César Antonio Molina.

El ministro destacó el “humanismo libre de prejuicios” de este “destacado representante de la más contemporánea poesía hispanoamericana”, “ansioso por romper el discurso hasta entonces vigente” en su época.

“El magisterio de don Juan Gelman resulta evidente tanto en su palabra como en su lucha personal”, alabó el Rey Juan Carlos, que proclamó su “admiración y respeto” por el poeta y le dedicó una “afectuosa felicitación” de él y la Reina.

Gelman echa “hasta un pulso contra los valores normativos del idioma” y “en esta dialéctica, nuestra lengua ha salido siempre enriquecida”, aseguró el Rey, que recordó cómo España fue “escala de acogida en su doloroso exilio”.

You must be logged in to post a comment Login