La llama olímpica llega a Japón

TOKIO (AFP) – La llama olímpica llegó el viernes por la mañana a Japón (06H00 local, 21H00 GMT del jueves), donde está previsto un relevo de la antorcha olímpica bajo estrictas medidas de seguridad el sábado en la ciudad de Nagano (centro), organizadora de los Juegos Olímpicos de invierno en 1998.

El símbolo olímpico de Pekín llegó al aeropuerto de Haneda en Tokio procedente de la capital australiana, Canberra, donde se celebró el jueves un relevo sin mayores incidentes, a pesar de las manifestaciones y algunas tensiones entre la policía y los guardas chinos que escoltan la llama.

Una treintena de personas dieron la bienvenida a la llama ondeando banderas chinas y japonesas.

“Confío en que el relevo de la antorcha de los Juegos Olímpicos de Pekín sea un éxito”, dijo el embajador de China en Japón, Cui Tiankai, en el aeropuerto.

El relevo en Nagano se celebrará el sábado a lo largo de 18,7 kilómetros de recorrido.

Las autoridades japonesas anunciaron el jueves que prohibirán la presencia de público en la salida, en una pausa a medio recorrido y al final del relevo por motivos de seguridad.

“El comienzo y la etapa de mitad del recorrido estarán reservadas a las personas relacionadas con el comité olímpico de Pekín y a los invitados”, declaró a la AFP un responsable de Nagano.

Al principio, las autoridades autorizaron la presencia de público en el comienzo y durante una parada a medio recorrido prevista para que la pudieran fotografiar.

Ahora, el público tendrá que contentarse con verla en una pantalla gigante, si bien también podrá seguir el recorrido de la antorcha, aunque detrás de barreras de seguridad, precisó el responsable.

Unos 3.000 policías garantizarán la seguridad y no 1.200 como se dijo en un primer momento, según la agencia Jiji.

Un centenar de policías arroparán a los 80 relevistas a lo largo del recorrido. También habrá dos “ayudantes de la llama” chinos, con prerrogativas limitadas tras la controversia suscitada por las intervenciones de los agentes chinos que protegen la antorcha en varios países.

Las manifestaciones de más de cinco personas serán autorizadas, explicó Takahashi Akemi, miembro de la organización japonesa Estudiantes por Tíbet Libre. Esta prevé diseminar “pequeños grupos” de manifestantes con banderas tibetanas en varios puntos del itinerario.

En el templo budista de Zenkoji, que renunció a ser el punto de comienzo del relevo en solidaridad con los tibetanos, se rezará una oración fúnebre por las víctimas, tibetanas y chinas, de la represión china en Tíbet, en marzo.

En Japón se espera la presencia del francés Robert Ménard, presidente de la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF), quien perturbó la ceremonia de encendido de la llama en Grecia y también su periplo por París.

La Asociación de Estudiantes Chinos en Japón anunció la llegada a Nagano de entre 1.000 y 2.000 personas para “apoyar los Juegos Olímpicos de Pekín”.

La de Japón será la última etapa del periplo mundial de la antorcha olímpica, cuyo recorrido estuvo marcado por las manifestaciones protibetanas y a favor de los derechos humanos, especialmente en las etapas europeas de Londres y París.

Tras Japón, la antorcha iniciará un recorrido por el interior de China, que incluye un paso por Tíbet y por la cima del Everest, antes de llegar a Pekín el 8 de agosto.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login