Boca ganaba con holgura y Cruzeiro convirtió la fiesta en suspenso

BUENOS AIRES (AFP) – El argentino Boca Juniors se impuso al brasileño Cruzeiro 2-1 (1-0) la tarde del miércoles, en un entretenido partido de ida por los octavos de final de la Copa Libertadores de América 2008, jugado en el estadio La Bombonera en Buenos Aires.

Juan Román Riquelme (6) y Jesús Dátolo (65) convirtieron los goles para el triunfo de Boca, mientras que Fabricio (77) señaló el descuento para Cruzeiro.

El resultado deja la serie abierta y con un pronóstico incierto con miras al desquite, que se jugará el 7 de mayo en Belo Horizonte.

Con la necesidad de obtener un éxito holgado en su casa, Boca salió decidido a llevarse por delante a Cruzeiro, y en ese contexto se vio favorecido al encontrar rápido el tanto de apertura.

La jugada comenzó sobre el sector derecho, cuando el uruguayo Alvaro González consiguió el espacio para enviar el centro hacia el centro del área, por donde Riquelme recibió sin marca y definió con un derechazo cruzado.

Cruzeiro asumió con tranquilidad la desventaja prematura, y al poblar el mediocampo de volantes le pudo disputar la tenencia del balón a Boca, además de trabajar sobre los laterales para buscar al atacante Marcelo Moreno.

A partir de ese planteo ordenado, Cruzeiro consiguió calmar el vértigo que proponía Boca, y más allá de cierta tibieza en el ataque, tuvo una buena ocasión con una llegada de Ramires, que definió mal frente a Caranta.

Pero, con el correr de los minutos, Battaglia y Dátolo ajustaron su posición en el mediocampo, y Boca retomó el control del partido, con la búsqueda del habilidoso Palermo, o de Palacio, el encargado de generar espacios desde su velocidad.

Durante esos minutos, Boca tuvo posibilidades de aumentar con una jugada de contraataque que Dátolo definió a las manos del arquero, y un par de disparos desviados de Palermo.

La ventaja mínima no terminó de conformar a Boca, que otra vez asumió el papel protagónico en la segunda mitad, y rápidamente arrinconó a Cruzeiro.

Palacio, que encontró espacios sobre la derecha, tuvo la ocasión, pero definió alto ante Fabio, y luego Palermo volvió a fallar con un disparo elevado desde ángulo cerrado.

El segundo tanto local estaba al caer, y lo marcó Dátolo, que recibió un pase de Riquelme al filo de la posición adelantada, avanzó por la izquierda, superó en el cierre a Heleno y venció a Fabio con un disparo potente.

En esa parte del encuentro Boca dilapidó más ocasiones para golear, pero le faltó precisión, como un tiro libre de Riquelme que se fue muy cerca, y un disparo de Palermo que rebotó en el poste izquierdo.

Parecía que todo estaba en manos de Boca, pero Cruzeiro no desaprovechó una de sus pocas oportunidades y encontró el gol en una jugada fortuita, con un disparo de Fabricio desde fuera del área que se desvió ligeramente en González y descolocó a Caranta.

En los últimos minutos, Boca intentó llegar al tercer gol, pero pareció sentir también el impacto del descuento de Cruzeiro.

El encuentro fue terminado de manera abrupta por el árbitro uruguayo Jorge Larrionda por un corte en la cabeza que sufrió el asistente Pablo Fandiño en una agresión desde la tribuna local.

El resultado fue demasiado poco para el actual campeón, que hizo méritos para conseguir un éxito más holgado, pero ahora deberá extremar recaudos con miras al desquite, ya que Cruzeiro podría hacer valer doble el gol que obtuvo en su visita a La Bombonera.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login