Piden empresarios inmobiliarios españoles medidas ante crisis

Madrid, 14 May (Notimex).- El sector inmobiliario español
requiere de medidas de parte del gobierno que permitan restablecer la
confianza del mercado financiero en los productos hipotecarios,
consideró el secretario general del G-14, Pedro Pérez Hernández.

En un encuentro con la Asociación de Corresponsales de Prensa
Extranjera (ACPE), el dirigente del grupo de las principales
inmobiliarias españolas analizó la actual crisis del sector y las
perspectivas para salir de ella.

El G-14 se constituyó a inicios de 2007 con la participación de
firmas como Colonial, Chamartín, Martinsa-Fadesa, Metrovacesa, Nozar,
Rayet, Realia, Restaura, Reyal Urbis y Sacyr Vallehermoso, entre
otras, como “lobby” para promover intereses generales comunes.

Explicó que el sector inmobiliario reportó en los últimos 10
años tasas de crecimiento que llegaron a duplicar el negocio en los
años 2005 y 2006, que se consideran los últimos dos de la fase
expansiva del ciclo.

Pérez Hernández indicó que tras ese periodo la actividad del
sector representa un siete por ciento del Producto Interno Bruto
(PIB), y el 12 por ciento del crecimiento total de la economía en una
década.

Asimismo, representa el 29 por ciento de la formación de
capital, y el 35 por ciento de la creación de nuevo empleo, y sin
tener cifras se cree ha sido un benefactor de actividades
relacionadas como la de productos para la construcción, carpintería,
interiores de viviendas y otros.

Reconoció que el sector sobrepasó la producción de viviendas por
encima de la demanda, estimada en unas 450 mil al año y que entre
enero y agosto de 2007 se sintieron los ajustes al caer las ventas
entre un dos y cinco por ciento.

No obstante, refirió que desde agosto pasado se comenzaron a
sentir los efectos por la crisis de los créditos “subprime” en
Estados Unidos, los problemas de liquidez y “el cerrojazo” del
financiamiento a los productos hipotecarios.

“El sector inmobiliario ha sido la primera víctima de ello, y lo
que era ya un proceso normal de ajuste se ha convertido ya en una
caída abrupta de los niveles de la actividad, que reporta bajadas en
ventas entre el 50 y 60 por ciento”, expuso.

Consideró como “un falso debate” el que se den “potenciales
medidas para reanimar la demanda de vivienda”, por lo que aseguró que
mientras no se solucione la situación de liquidez y financiamiento
esas medidas no sirven al sector.

“La solución al problema de liquidez es una condición necesaria,
además de las reformas estructurales que se esperan de las
autoridades, como lo referente a la legislación del suelo rústico y
el urbanizable, que es un asunto que encarece el precio final de la
vivienda”, dijo.

De ello, comentó las gestiones para obtener ese suelo se
reflejan en el precio final de la vivienda en un 50 por ciento del
total, mientras que en Estados Unidos es un 15 por ciento.

Abundó que por ello las autoridades deben tomar medidas “más de
fondo” que beneficien al sector y que restablezcan la confianza de
los mercados financieros en los productos hipotecarios, como ya se
hace en otros países.

Como ejemplo, mencionó que el Banco de Inglaterra anunció un
plan para dar liquidez a títulos hipotecarios que se presentan en la
institución al cambiarlos por deuda pública y otorgando plazos de un
año y en algunos casos prorrogables a tres años.

© 2006-2007 Notimex, S.A. de C.V.

You must be logged in to post a comment Login