Trabajadores hispanos demandan a compañía de construcción

Tras seis meses de espera el pintor Wilver Rosales está a punto de recibir un cheque en concepto de una demanda por “despido injusto” que entabló contra la corporación Hann & Hann, Inc. de Rockville, Maryland.

“Aunque no voy a recibir todo el dinero que pedí creo que valió la pena esperar y tomar la decisión de ir yo personalmente al Departamento de Trabajo a denunciar a mi ex empleador”, dijo.

“Algo que me molestó fue que me dieron ‘lay off’ (suspensión temporal) cuando había suficiente trabajo; y lo peor es que los supervisores que hacen ese tipo de maniobras para quedar bien con la empresa, en su mayoría son hispanos”, agregó Rosales, de 26 años, y padre de tres niños.

Reconoció que estaba a cargo de un grupo de doce trabajadores y siempre fue considerado un trabajador ejemplar el tiempo que permanció con la compañía, cuando fue despedido por quejarse de recibir solamente una parte de su pago.

Desde que Rosales fue despedido ingresó al Sindicato Internacional de Pintores y Carpinteros con sede en Maryland.

Pero las quejas de Rosales contra su ex empleador no terminan con el caso de despido. Hace dos semanas se unió a otros pintores y carpinteros que antes trabajaron para Hann & Hann, para demandar a la misma compañía por “falta de pago” de horas extras e incluso de horas normales.

La demanda fue presentada en la corte federal de Greenbelt, Maryland por abogados del Comité de Abogados de Washington para Derechos Humanos y Asuntos Urbanos.

“Este caso lo vamos a ganar porque tiene que prevalecer la justicia que nunca es tardía”, destacó el peruano Pedro Clavijo uno de los demandantes.

También abogados de la firma Arnold & Porter LLC, están ofreciendo servicios legales sin ningún recargo.

El documento señala que Hann & Hann violó leyes laborales tanto a nivel federal como a nivel estatal, como deducciones sin autorización del pago de cada trabajador, el costo de brochas, material que usan para pintar y hasta el uniforme aunque usaban el logo de la compañía.

Algunos de los demandantes todavía trabajan para la compañía cuestionada, pero Clavijo se siente confiado que no van a enfrentar represalias.

“No los van a poder despedir porque las leyes están a favor del trabajador, al contrario la compañía ha violado muchas leyes laborales y parece que se han enriquecido ilícitamente”, apuntó.

Tanto el presidente de la compañía Terry Hann como el vicepresidente Gary Hann así como el supervisor Javier Ortuno se negaron a dar declaraciones.

Sin embargo el abogado que los representa Robert J. Smith señaló que van a revisar todas las legaciones de la demanda y si hay algún problema lo van a corregir.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login