Medidas de salud con base a los genes y las proteínas

WASHINGTON, DC. (ConCiencia) – Las proteínas forman una parte importante del vocabulario alimenticio de muchas personas: en el campo de la nutrición son muchas las fuentes de contenido proteínico, como por ejemplo los huevos, las carnes y los productos lácteos. Sin embargo, son pocos los que se detienen a pensar que los humanos también están hechos de proteínas.

Las proteínas que existen en el cuerpo son producto de los genes que conforman las secuencias de aminoácidos y cada una de ellas tiene una función específica. La hemoglobina, por ejemplo, es una proteína que forma parte de los glóbulos rojos y que, además de darle el color rojo a la sangre, se encarga de transportar el oxígeno a través de la sangre desde los pulmones hasta los tejidos.

Cuando el nivel de hemoglobina se halla muy bajo o muy alto, podría ser señal de un serio problema de salud, como por ejemplo una anemia (cuando el nivel está bajo) o una cardiopatía (cuando el nivel está alto).

Las proteínas de cada persona están fabricadas en base a las instrucciones de los genes de cada persona – los genes que cada persona hereda de sus progenitores.

La melanina, por ejemplo, es la que determina el color y la pigmentación de la piel con base a los componentes genéticos de cada persona. Y así como se heredan las características físicas que producen ciertas proteínas, también se heredan los riesgos de ciertas enfermedades.

“Como ocurre en el caso de muchas enfermedades, la persona tiene cierto riesgo genético de desarrollar una enfermedad”, dijo la doctora Belén Hurle, investigadora del National Human Genome Research Institute en Washington. “Este riesgo, en combinación con un estilo de vida inapropiado, podría desarrollar la enfermedad”.

La cardióloga Ileana Piña está de acuerdo. “La herencia es una cosa que no podemos cambiar”, dijo. Pero sí controlar a través de un estilo de vida adecuado y hasta cierto punto, prevenir. “El cigarro, por ejemplo, es mortal para el corazón”.

Según Hurle, conocer de antemano el riesgo genético de una persona respecto a una enfermedad en particular mientras se está saludable, puede estimular cambios en el comportamiento de la persona. Cambios que no necesariamente deben ser drásticos, sino que se pueden incorporar diariamente como por ejemplo reducir el consumo de grasas y balancear mejor la dieta diaria, así como hacer algún tipo de actividad física todos los días.

Para más información visite www.nuestrogenoma.org

You must be logged in to post a comment Login