Indigentes protestan por una vivienda digna

Más de 300 indigentes —mujeres y hombres— llenarían parques, aceras y espacios abiertos en el centro de Washington  si las autoridades de la ciudad deciden cerrar el albergue que funciona en el edificio de la ex escuela Franklin de Washington, señalaron dirigentes y residentes de varios albergues.

Alrededor de 50 personas protestaron el jueves al mediodía frente al edificio John Wilson, sede del Concejo del Distrito de Columbia. La marcha dio una hora antes en la calle H y fue convocada en conmemoración del 40 aniversario de la muerte de Robert F. Kennedy, líder defensor de los derechos civiles.

“No queremos espacios reducidos para tantas personas con grandes necesidades, al menos que tengan una vivienda digna”, dijo Tom Howarth director del Centro Padre McKenna, que funciona en la Iglesia St. Aloysius en la calle North Capitol al noreste de la ciudad.

En los planes de la administración del alcalde Adrian Fenty está cerrar a partir del mes de octubre el albergue de la ex escuela Franklin, ubicado en las intersección de las calles 13 y K al noroeste de Washington.

La ciudad ha propouesto ofrecerles un espacio remodelado en las inmediaciones de la avenida Georgia a las personas que se hospedan en el local de Central Union Mission, así como un local en las instalaciones del Hospital Santa Elizabeth al sureste de la ciudad, pero esos locales son rechazados por las personas afectadas y por dirigentes de los albergues.

“Nosotros no nos vamos a ningún otro lado, preferimos dormir en los parques o en las aceras en vez de que nos lleven a locales lejanos, más reducidos y con menos capacidad, por lo que nos quedaríamos bastantes a la deriva. Queremos una vivienda digna”, dijo Erick Sheptock uno de los afectados por la medida.

Señalaron los manifestantes que algunos locales propuestos por la ciudad además de ser más pequeños que el espacio que ocupa la ex escuela Franklin. También dijeron que el espacio ofrecido en Santa Elizabeth está muy lejos del centro de la ciudad.

“Somos indigentes pero eso no quiere decir que no merecemos que nos ayuden”, dijo Linda Leaks de la organización Enpower D.C. que dirige la campaña “Homeless not Helpless”.

Lo que los indigentes demandan
• Que se mantenga abierto el albergue Franklin hasta que un programa de vivienda esté listo y las unidades sean ocupadas.
• Revertir la decisión de enviar a las personas de Central Union Mission a otro local en la avenida Georgia.
• Que se use la Escuela Gales como albergue para las mujeres.
• Que se mantenga la promesa de brindar 150 camas adicionales en el centro de la ciudad.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login