Ajuste financiero en el Vaticano

Por Andrés Beltramo Alvarez.

Ciudad del Vaticano.- Los mandos medios extranjeros del Vaticano, entre ellos varios mexicanos, tendrán este verano mayores dificultades económicas para regresar a sus lugares de origen, tras el recorte al presupuesto en la Curia Romana.

El Vaticano suprimió un apoyo económico a los trabajadores no italianos y desató el descontento entre el personal que presta servicio en el gobierno central de la Iglesia. La medida aplica a varios cientos de empleados, sobre todo los “oficiales de Curia” (cardenales, religiosos y laicos) que provienen de los cinco continentes y que suman unas dos mil 600 personas.

En una carta de fecha 10 de abril de 2008, de la cual Notimex posee una copia, el cardenal Atilio Nicora, presidente de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), informó a los empleados papales el fin de la llamada “indennitá”.

Se trata de una cifra que mensualmente recibían los trabajadores para que, al finalizar el año, pudieran costear los pagos de boletos de avión o de gastos generales considerando que muchos de ellos viven muy lejos de Roma.

“Con la presente le informo que ha sido suprimida la indennitá especial a no italianos la cual ya con la entrada en vigor del Reglamento General de la Curia Romana de 1999 debe ser considerada caduca”, indicó el escrito.

El mismo hizo referencia a esa normativa de 1999 por la cual, el 30 de abril de ese año, el entonces secretario de Estado del Vaticano, Angelo Sodano, estableció “la revocación de todo privilegio y de otras especiales concesiones acordadas”.

“En sustancia, como se puede evidenciar de su recibo de sueldo, en observancia a normas vigentes en la Curia Romana y a regularización de una concesión ya abrogada, superiormente se dispuso que dicho apoyo ya no le sea predispuesto”, añadió la misiva.

La determinación se tomó tras un memorándum (número 60.340/A) con fecha de 27 de marzo de 2008, del actual secretario de Estado, Tarcisio Bertone, en el que informó medidas sobre el “tratamiento retributivo” del personal dependiente de la Santa Sede.

De acuerdo al texto en los últimos meses se han llevado a cabo “revisiones” que dieron como resultado “innovaciones” pero también se detectaron “algunos puntos de la disciplina que presentan problemáticas”.

La medida cayó mal entre los oficiales de la Curia Romana que no son italianos, muchos de los cuales contaban con esa ayuda (unos 90 euros mensuales – 139 dólares) para poder completar sus viajes de vacaciones en el próximo agosto.

“No debe ser considerado como un privilegio, era un apoyo que existía desde Pablo VI y ahora nos costará mucho más ir a nuestros países”, dijo a Notimex un funcionario de Curia descontento con la medida.

Los mexicanos que trabajan al servicio del Papa en Roma suman aproximadamente unos 15, la mayoría son sacerdotes y religiosas pero también existen laicos, distribuidos en las más variadas ocupaciones.

El más conocido de ellos el cardenal Javier Lozano Barragán, presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud. También existe presencia de mexicanos en la Secretaría de Estado y en la Congregación para la Doctrina de la Fe.

En las congregaciones para los Obispos, Educación Católica, Clero, Institutos de Vida Consagrada además de los Pontificios Consejos de la Cultura y Comunicaciones Sociales. También en L”Osservatore Romano y Radio Vaticana. Lo cierto es que a los mandos medios del Vaticano sufrirán un recorte a sus ingresos este verano.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login