Anorexia mortifica a sociedad chilena

Por Marcel Garcés.

Santiago.- La muerte sorprendió a Andrea Carrió, aquejada de anorexia a los 17 años. Un día antes de sufrir un paro cardiorrespiratorio escribió algunas frases de su angustia en su fotolog.

Pese a medir 1.65 metros de altura, Carrió llegó a pesar menos de 40 kilogramos a causa de la anorexia, lo que debilitó de forma grave su organismo, que se colapsó en agosto del 2007.

La muerte de Carrió se conoció cuando aún estaba fresco en la memoria de los chilenos el caso de la modelo brasileña Carolina Retson, que falleció por la misma causa.

La desafortunada joven chilena se convirtió en una referencia del peligro que representan los trastornos alimenticios para los adolescentes.

Con apenas 17 años de edad, la estudiante del colegio Aconcagua del balneario central de Viña del Mar, fue presa de la anorexia, un mal que preocupa a las autoridades locales, debido al avance que ha tenido entre la población juvenil.

Aunque Andrea, seguía tratamiento médico no superó la debilidad provocada por la anorexia.

El caso conmocionó al país, el rostro enjuto de Andrea apareció en todos los medios de comunicación, con fotografías tomadas del mismo sitio electrónico que la joven abrió en Internet, para registrar su encuentro con la muerte.

Según los familiares y amigos de la joven viñamarina, ella escribió por última vez en su fotolog un día antes de morir y “dicen que estaba en el computador cuando su corazón dejó de latir y tuvo el paro cardiorrespiratorio que le provocó la muerte”.

“Quizás no le dimos importancia, si no, ella estuviese viva”, confiesa Carlos Carrió, padre de la estudiante de secundaria que con su muerte sumió en la tristeza a toda su familia y a la comunidad escolar que integró durante años en Viña del Mar.

Carrió comentó que “en algún momento (Andrea) entró en crisis” a causa de su anorexia y “lamentablemente no hubo vuelta atrás”.

Recordó que “Andrea era una muy buena niña, muy amante de su familia, de sus estudios, adoraba a sus compañeras de curso. El único problema que tenía es que era muy introvertida, se guardaba muchos los problemas”.

Aunque reconoció que “esto se le produjo por muchas razones”.

Una de ellas, denunció Carrió, fue que su hija debió soportar durante mucho tiempo las burlas de sus compañeros de colegio, lo que a su juicio agudizó su trastorno y derivó en la crisis que le costó la vida.

“Esto se le produjo por muchas razones que tienen que ver con su medio, con el colegio. Empezó a adquirir esta obsesión por adelgazar hasta que hizo crisis, a pesar de que estaba controlada con médicos y siquiatras. Pero en algún momento entró en crisis”, indicó.

El padre de Andrea admitió que su familia debió soportar un “calvario” por la enfermedad de la joven, porque una vez que le fue detectada la anorexia, había que estar pendiente de su conducta para tratar de impedir que siguiera perdiendo peso.

“Es terrible, porque había que estar prácticamente en forma permanente vigilando a una persona que sufre de esta enfermedad porque de una u otra manera encuentra la forma de vomitar o de conseguir lo que quiere, que es no comer”, agregó.

Agregó que muchas veces intentó a hablar con su hija sobre este problema, pero Carrió dijo que Andrea “en realidad era evasiva en cuanto al tema. No le gustaba hablar mucho de eso, parece que era un tema que le causaba verguenza”.

Insistió en que ella “tuvo experiencias históricas en el colegio, que seguramente detonaron esto, como compañeros que la molestaban. La verdad es que hay muchos factores familiares también”.

Pese al dolor que le provocó la muerte, Carrió hizo además un “mea culpa”.

“De cierto modo también la descuidamos un poco, porque si no, no hubiésemos llegado a esto. Quizás uno no le dio tanta importancia. Si no, ella estaría viva”.

El caso de Andrea, sin embargo, refleja un drama que se ha extendido en Chile, donde unas 500 mil jóvenes padecen algún grado de anorexia y bulimia, según estimaciones oficiales.

La muerte

You must be logged in to post a comment Login