Controversia en Vaticano por proyecto de “Big Brother”

Por Andrés Beltramo Alvarez.

Ciudad del Vaticano.- El proyecto de la administración de El Vaticano para unificar todas las telecomunicaciones, archivos y sistemas informáticos bajo un mismo poder, abrió una controversia en la Curia Romana.

Junto a una serie de ajustes financieros y laborales que la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA) aplicó en los últimos meses, se sumó un plan de gestión informático, tipo “Gran Hermano” con miras a economizar recursos.

Aún en fase de desarrollo ya existen borradores del mismo, diagramas de flujos, organigramas y otros gráficos que operadores del APSA han sometido a la valoración de algunos mandos medios del Estado Pontificio.

Incluso se organizaron en las últimas semanas reuniones con especialistas informáticos de algunos dicasterios de la Curia para que revisar los detalles del proyecto. Se tratan de acciones a mediano plazo: al menos cinco años.

Pero de entrada desató polémicas, confiaron a Notimex fuentes de El Vaticano cercanas al mismo, “porque olvida al menos 50 años de trabajo histórico de curia que demuestra la inoperancia de estos mega-planes”.

El mismo consta de dos partes, por un lado se pretende vincular todas las telecomunicaciones, desde un simple celular hasta los faxes y correos electrónicos, a una sola oficina administrativa que sería la APSA.

Actualmente cada dicasterio gestiona ese rubro de manera discrecional con una consecuente independencia, con las nuevas directivas se concentrará el control en una sola oficina limitando la libertad de acción.

“Ya de por sí para comprar un lápiz o una hoja debemos informar todo a la Administración, ahora con esto nos tendrán esclavizados”, añadió un oficial de Curia preocupado con la iniciativa.

El argumento principal usado para la centralización es el ahorro económico, pero algunos funcionarios incluso de primer nivel del Estado Pontificio no están de acuerdo y se refieren a la segunda parte del novedoso plan.

Este tiene como objetivo establecer un único sistema de archivo de información con similares claves, protocolos y contenidos para todos los dicasterios, desde la Congregación para la Doctrina de la Fe hasta la Congregación para el Clero.

Además de ser algo imposible de lograr, indicaron las fuentes, por la diferencia de los datos contenidos en los expedientes de los dicasterios se trata de una “peligrosa herramienta” que puede ser “manipulada a discreción”.

Por ejemplo, mientras en los archivos de la Doctrina de la Fe se encuentran dossier sobre pederastia de sacerdotes y acciones cismáticas en diversas partes del mundo en la Congregación para los obispos están todos los expedientes de los prelados del mundo.

“Toda esta información privilegiada y delicada confluirá en un solo poder y será manejada por burócratas, administradores que muchas veces desconocen su dinámica, su valor y sus consecuencias”, establecieron.

Este frente interno se pre-anuncia así como uno de los escollos que los operadores del Papa Benedicto XVI deberán afrontar en los próximos meses, quienes ya enfrentan descontento de algunos empleados por los ajustes económicos.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login