Estados Unidos sufre cuantiosos daños por calamidades climáticas

Los Angeles.- En lo que va del año, Estados Unidos ha sido golpeado por verdaderas calamidades climáticas, entre los que se cuentan 654 tornados, que han dejado una estela de más de un centenar de muertos y cuantiosas pérdidas económicas.

En los pasados seis meses, no sólo ha habido tornados, cuya temporada aún no termina, sino también lluvias, deslaves e incendios forestales que dejan un balance de daños que no se había dado en una década.

En las semanas recientes, en especial en el corredor del medio oeste y sur del país, se registraron diversos tornados. El mes pasado, en un solo fin de semana, Missouri, Oklahoma y Georgia fueron devastados por estos fenómenos.

Estos meteoros han hecho del primer semestre de 2008 la temporada más mortífera por torbellinos en 10 años, según especialistas. En 1999 se dio en Estados Unidos la más alta cifra de tornados, con 676 meteoros, de acuerdo con estadísticas oficiales.

Ahora, “este año es uno de los de mayor incidencia que se han dado”, reconoció Harold Brooks, meteorólogo del Laboratorio Nacional de Tormentas Severas, en Norman, Oklahoma.

“Una razón es el turbulento invierno que afectó a la mitad del territorio estadounidense”, señaló el especialista e indicó que las bajas presiones invernales provenientes del norte chocaron con climas calurosos del Golfo de México, lo que alentó la formación de tornados.

Esa fue la causa de la sorpresiva presencia de torbellinos en enero y febrero pasados, que llegaron a lugares tan distantes como Illinois y Wisconsin, área donde no se había presentado un tornado en enero desde 1844, y esta vez hubo dos.

En febrero, los tornados mataron alrededor de 50 personas en Arkansas, Tennessee, Kentucky y Alabama. Además, cerca de una decena fallecieron por estos fenómenos en Iowa, un niño murió en Minnesota y otros más en Kansas.

Las tormentas recientes devastaron regiones rurales del noreste de Oklahoma y del suroeste de Missouri, y los tornados además impactaron a Georgia, dejando a 18 mil usuarios sin electricidad.

En California, donde los tornados son casi inexistentes, el pasado 23 de mayo fueron reportados dos, que causaron el descarrilamiento de un tren y la volcadura de un trailer en el condado de Riverside.

Ese día se reportó un inusual fenómeno climático estatal: todos los climas del año se presentaron al mismo tiempo, altas temperaturas en el norte de California con enormes incendios forestales; en Big Bear cayó una nevada; en Riverside, granizada, y lluvia y deslaves en Los Angeles y Orange.

En lo que respecta a incendios, a finales de mayo, en el área de Santa Cruz, California, al sur de San José, ocurrió un enorme incendio forestal durante una semana que arrasó unas cuatro mil hectáreas y una decena de construcciones.

El año pasado, California vivió su peor temporada de incendios en varias décadas, que destruyeron miles de hectáreas, dejando un gran peligro ante eventuales lluvias que podrían traer deslaves.

En Florida, a principios de mayo otros incendios en los condados de Volusia y Brevard forzaron a la evacuación de cientos de residentes.

Este día, en Indianapolis, las tormentas dejaron cerca de 10 pulgadas de lluvia que provocó inundaciones, cierre de caminos y causó evacuaciones en la región, en especial en el condado de Johnson, mientras que las autoridades han emitido una alerta para 15 condados del área.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login