Descarta HRW posibilidad de segunda vuelta justa en Zimbabwe

Nueva York.- La organización Human Righs Watch (HRW) declaró que la campaña de violencia e intimidación del gobierno de Zimbabwe contra la oposición extingue cualquier oportunidad de una segunda vuelta electoral libre y justa.

La organización también solicitó a la Unión Africana (AU) y a la Comunidad del Africa Meridional para el Desarrollo (SADC) que utilicen su influencia para obligar al presidente Robert Mugabe a terminar con la violencia en Zimbabwe.

En un reporte de 69 páginas titulado “Balas para cada uno de ustedes: Violencia patrocinada por el Estadon desde las elecciones del 29 de marzo en Zimbabwe”, HRW documenta numerosos incidentes de secuestros, palizas, torturas y asesinatos por parte de miembros del ZANU-PF, el partido gobernante desde 1980.

HRW tiene confirmadas al menos 36 muertes por motivos políticos y dos mil víctimas de violencia.

El informe también examina el papel del gobierno de Zimbabwe, que ha perpetrado e incitado a la violencia política, y su incapacidad para terminar con ésta y procesar a los responsables.

Investigadores de HRW llevaron a cabo más de 70 entrevistas con víctimas y testigos oculares de la violencia desde marzo, en 10 provincias de Zimbabwe.

La directora para Africa de HRW, Georgette Gagnon, dijo que “los zimbabwenses no pueden votar libremente si ellos temen que su voto pueda hacer que los maten” en la segunda vuelta de los comicios presidenciales programada prevista para el 27 de junio.

ZANU-PF y sus aliados están involucrados también en una campaña políticamente motivada de saqueo y destrucción, matando animales, robando alimentos y propiedades e incendiando granjas.

“Veteranos de guerra” y milicianos juveniles han instalado bloqueos y han tomado el control de grandes porciones de la campiña para limitar el flujo de información sobre la extensión de la violencia y castigar a los supuestos simpatizantes del opositor Movimiento por el Cambio Democrático (MDC).

El gobierno también ha ordenado a todas las organizaciones no gubernamentales locales e internacionales que suspendan sus operaciones en Zimbabwe, acusándolas de politizar la distribución de la ayuda.

Se sabe que más de tres mil personas han escapado de la violencia y están ahora desplazadas en ciudades y pueblos a través del país, con acceso inadecuado de comida y agua. Un número desconocido ha escapado a través de las fronteras de Mozambique, Botswana y Sudáfrica.

La violencia ha estado particularmente centrada en los antiguos bastiones rurales del ZANU-PF, en particular las provincias de Mashonaland Oriental, Central y Occidental, donde por primera vez el MDC tuvo ganancias significativas y perdió en la primera vuelta por márgenes más estrechos que los que ZANU-PF había previsto.

Los investigadores de HRW reunieron evidencias extensas del papel del ejército y la policía en la incitación y organización de la violencia.

ZANU-PF y sus aliados también han establecido campos de tortura y organizado reuniones abusivas de “reeducación” alrededor del país para obligar a los partidarios del MDC a votar por Mugabe.

Cientos de personas han estado sujetas a severas palizas con troncos, azotes, cadenas de bicicletas y otras formas de tortura durante esas reuniones y en los campos.

“El presidente Mugabe y su gobierno tienen toda la responsabilidad de estos serios crímenes”, dijo Gagnon.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login