Alcanzan estadounidenses expectativa de vida más alta en 2006

La expectativa de vida de los estadounidenses llegó a 78.1 años en 2006, alcanzando el récord más alto de su historia, según se desprende de información del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (CNES) conocida el jueves.

Aún cuando hay disparidades entre raza y sexo de los individuos, la diferencia ha disminuido de manera importante en 31 años, es decir, entre 1975 y 2006, lapso que abarca el estudio.

La mujer blanca continúa con el más favorable pronóstico, pues su esperanza de vida es de 81 años contra los 77.5 que tenía en 1975.

En tanto, la mujer de raza negra aumentó su expectativa de vida en cuatro años, es decir, se espera que viva 76.9 años.

Los hombres blancos vivirán casi siete años más, es decir, 76 años en promedio. Mientras los hombres de raza negra aumentaron su expectativa de vida en casi ocho años desde 1975 y se espera que vivirán 70 años en promedio.

La expectativa de vida es el cálculo del tiempo que se podría esperar que viva un recién nacido si las tasas de mortalidad al nacer prevalecen a lo largo de su vida.

Las expectativas de vida varían de un año a otro, según el tipo de enfermedades que afectan a la población.

Respecto a la expectativa de vida de la población latina, la información de 2006, contenida en el reporte del Centro Nacional de Estadísticas de Salud, incluye lo que los demógrafos han llamado la “paradoja hispana”.

Los estudiosos encuentran contradictorio que los hispanos como grupo, tienen menores índices de mortalidad de lo que se espera para una población con educación y estatus económico por debajo del de los blancos.

El índice de mortalidad para hispanos en ese año fue de 550 por cada cien mil personas. Mientras para no hispanos blancos fue de 778 y para no hispanos negros llegó hasta los 1001 decesos.

Demógrafos del CNES tienen diferentes teorías para explicar “la paradoja hispana”.

Por un lado, que los hispanos inmigrantes tienden a regresar a sus lugares de origen a morir; que son hereditariamente más saludables que la gente de los países a los que emigran o que su estilo de vida en Estados Unidos se traduce en una mejor salud.

Según expertos del CNES, la “paradoja hispana” aplica mejor a aquellos nacidos en el exterior y una combinación de factores como apoyo familiar, dieta tradicional y relativamente bajos índices de fumadores entre los inmigrantes.

Según el reporte, los índices de mortalidad infantil en la población general también disminuyeron en 2006 en comparación con el año anterior.

Un estudio del Consejo Nacional de la Raza y la Fundación Annie e. Cassey, indicó que los niños de Puerto Rico tienen una tasa de mortalidad menor a los índices nacionales, aún cuando la pobreza infantil en la isla caribeña es de 56 por ciento, casi tres veces mayor que la de Estados Unidos, que es de 18 por ciento.

En general, los índices de mortalidad por la mayoría de las enfermedades descendieron.

El mayor descenso, de casi un 13 por ciento, se registró en las muertes causadas por influenza y neumonía.

Los decesos causados por Sida (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) alcanzaron por 10 años consecutivos, un decremento también.

La enfermedades cardíacas y el cáncer continuaron siendo la causa principal de muerte, juntos registraron 1.2 millones de los 2.4 millones de muertes ocurridas en Estados Unidos en 2006.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login