Extiende Patrulla Fronteriza operativo en el suroeste de Texas

Dallas.- La Patrulla Fronteriza estadounidense extendió al sector del Valle de Río Grande, en el suroeste de Texas, su estrategia denominada “Streamline”, de cero tolerancia, que castiga con hasta 180 días de cárcel el cruce ilegal de la frontera.

La medida comenzó a aplicarse este lunes en el sector de la frontera entre las comunidades de Río Grande y Brownsville, así como de 18 condados que conforman el sector y que se extiende hasta las comunidades de Corpus Christi, Corpus y Victoria, en Texas.

Bajo la Operación Streamline, todo inmigrante indocumentado detenido en esa zona será procesado y encarcelado, sujeto a penas de prisión de dos semanas como mínimo y seis meses máximo.

El Valle de Río Grande se convierte así en la cuarta zona en Texas y en la quinta en todo el país en contar con este tipo de estrategia.

La medida se aplica en el sector Del Río desde 2005, y ha sido reproducida desde entonces en los sectores de Yuma (Arizona), Laredo, una parte en El Paso (Texas) y ahora el Valle del Río Grande.

Con la extensión del operativo, la Patrulla Fronteriza prolonga la operación de cero tolerancia a 625 kilómetros de frontera en el sur y este de Texas, desde Del Río hasta Brownsville.

El operativo está diseñado para desalentar la inmigración indocumentada, mediante la detención y proceso en una corte federal a todos los indocumentados que ingresen por el área designada de cero tolerancia, a quienes se impone pena de cárcel.

En la mayor parte de la frontera, donde aún no se aplica esta medida, la mayoría de los indocumentados mexicanos detenidos son expulsados a México en cuestión de horas, sin ser acusados de delito alguno ni enfrentar penas de cárcel.

En las áreas donde se aplica el operativo se ha registrado una saturación en las cárceles y los juzgados con miles de casos.

La rigidez de este tipo de estrategia ha despertado también la atención nacional en Estados Unidos, con fuertes críticas de parte de organizaciones de derechos humanos.

Este martes, La Unión del Pueblo Entero (LUPE) un grupo de activismo pro derechos humanos en el sur de Texas, condenó la extensión de la estrategia.

“En su apuro por lidiar con una situación que es muy complicada, ellos (el gobierno federal de Estados Unidos) están haciendo un mal trabajo”, dijo Juanita Valdez Cox, directora de LUPE.

“Esta no es la forma de lidiar con problema. Hasta que ellos (el Congreso) lo atiendan con una reforma integral de inmigración, no importa cuántas camas y paredes de prisiones construyan”, señaló.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login