Correa minimiza captura de colombianos acusados de intentar asesinarlo

QUITO (AFP) – El presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien ha denunciado en el pasado presuntos planes para asesinarlo, minimizó el jueves la captura de tres colombianos en Quito acusados de querer atentar en su contra al afirmar que podrían ser “simples estafadores”.

“Tenemos que seguir investigando, pero no nos alarmemos mucho, pueden ser simples estafadores”, declaró el mandatario en una entrevista concedida al canal Ecuavisa después de que el fiscal general, Washington Pesántez, dijera tajantemente: “sabemos que es un atentado contra la seguridad del Estado”.

“Era una pista que seguíamos desde hace algún tiempo, pero hay altas probabilidades de que sean estafadores”, agregó Correa.

El mandatario expresó que “ellos estaban pidiendo dinero por dar cierta información, y por esos indicios se llegó al resto de la banda. Hay que seguir investigando, pero no nos alarmemos”.

Según las primeras versiones policiales, los tres colombianos al parecer eran paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Pero el presidente dijo que prefería “no adelantar ningún criterio hasta que acaben las investigaciones” e insistió en que “la pista que teníamos era de un colombiano que dijo que había este (plan de) atentado, pidió dinero para dar más información, entonces hay altas probabilidades de que sean simples estafadores”.

La Policía identificó a los colombianos como Oscar Peña Hernández, Oscar Jiménez Orozco y Edgar González, quienes fueron detenidos junto al ecuatoriano Santos Camacho para indagarlos.

Entretanto, el ministro de Seguridad, Gustavo Larrea, dijo que Quito pidió ayuda a Bogotá en la investigación. “Sin duda la información que nos provea la Policía de Colombia será muy útil para establecer a qué grupo pertenecen estos ciudadanos, si es que pertenecen a un grupo organizado”, manifestó.

El funcionario indicó a la radio Caracol de Bogotá que el ecuatoriano Camacho “no registra antecedentes penales” y que el gobierno aún no dispone de “pruebas para afirmar” que los colombianos sean paramilitares de extrema derecha.

“Sólo la investigación permitirá determinar si son parte de un grupo y a qué intereses responden”, anotó.

El fiscal Pesántez manifestó por su parte que “el presidente está al tanto de lo que ha sucedido, de manera que los organismos de seguridad del Estado sabrán aconsejar al presidente para que se evite atentar contra su seguridad”.

“Habría gente extranjera contratada para atentar contra el presidente de la República coaligados con algunas personas de Ecuador”, manifestó el fiscal.

De acuerdo con fuentes policiales, algunos de los detenidos fueron localizados en un hotel vecino al Palacio de Carondelet, sede del gobierno en el centro colonial de Quito, a quienes se les incautaron fotografías de la casa presidencial y varios croquis.

Larrea explicó que la acusación “se basa en que el trabajo de inteligencia y seguimiento a estas personas, el tipo de armas que portaban, los comentarios que hacían”.

“Ellos fueron seguidos varios días por las fuerzas de seguridad de nuestro país para determinar que efectivamente estaban planificando un atentado contra el presidente de la República y probablemente contra otros funcionarios del Estado”, subrayó.

Correa, un socialista que tomó posesión el 15 de enero de 2007, ha denunciado varias veces presuntos planes para asesinarlo. En una ocasión declaró que su seguridad estaba en riesgo, refiriéndose a un grupo -que no identificó- que habría intentado “adquirir un cohete” para matarlo.

You must be logged in to post a comment Login