Manos unidas para apoyar la educación de niños en El Salvador

Más de 450 niños de kindergarten y educación primaria que asisten a tres escuelas rurales en El Salvador tendrán mejores oportunidades de educación con el patrocinio del programa Manos Unidas, que patrocina Banagrícola y la Fundación Panamericana de Desarrollo (FUPAD).

Grupos de salvadoreños organizados que viven en la región de Washington con nexos en las comunidades donde se encuentran las escuelas, tienen que colaborar con la tercera parte del total de cada proyecto.

Tres organizaciones que representan a igual número de comunidades, dos en La Unión y una en San Miguel, recibieron el jueves fondos por 38 mil 850 dólares con los que equiparán un centro de recursos para estudiantes.

Así mismo los fondos servirán para la construcción de un salón de clases para niños de kindergarten, servicios sanitarios, espacios para usos múltiples y otras mejoras en los tres centros escolares.

“Estos programas dan una motivación de querer hacer más por tantas comunidades que necesitan ayuda inmediata y no siempre la encuentran”, enfatizó Joaquín Rivas gerente de comunicaciones y del programa social de Banagrícola, quien asistió a la entrega de los fondos en la sucursal de esa agencia de envíos en Falls Church, Virginia.

Rivas, quien ha visitado diferentes proyectos auspiciados en las tres regiones de su país, confiesa que durante esas visitas presencia cambios —radicales en algunas ocasiones— como es el caso de una directora de escuela que a falta de equipo tenía que usar una piedra grande y plana como su escritorio.

“Esa directora dio un respiro profundo al estar terminado el proyecto, no solamente porque su escritorio dejó de ser una piedra y sus alumnos tienen un nuevo salón de clases sino porque les va a enseñar mejor”, narró Rivas.

La comunidad del caserío Agua Fría, de Pasaquina, La Unión, recibió de Banagrícola un cheque por 17 mil 211. El comité del cantón El Polvo, también en La Unión, 14 mil 267; mientras que la comunidad del cantón El Mogote, municipio de Lolotique en el departamento de San Miguel, se hizo acreedor a un cheque por 7 mil 350.

De los tres grupos solamente el de El Mogote son miembros de Comunidades Unidas Salvadoreña (CUS) donde están afiliados unas 25 organizaciones. Tanto Agua Agria como El Polvo y El Mogote, y todos los grupos que califican para desarrollar proyectos, aportan la tercera parte del valor total.

“No nos ha sido fácil recaudar 8 mil dólares, pero ahora que están viendo los resultados de nuestro trabajo la gente nos apoya aquí en el área de Washington. Incluso a nosotros nos dan deseos de trabajar más”, señaló José Santiago Bonilla dirigente de la Asociación de Polveños en Estados Unidos (APOLUSA), cuya directiva cuenta con 23 miembros.

Explicó Bonilla que él mismo experimentó en su niñez las deficiencias que se dan en muchos centros escolares, que se encuentran en las zonas rurales de su país.

“Yo sé lo que es repetir un grado, no porque era un mal estudiante sino porque no habían suficientes salones de clases y los maestros juntaban dos grados diferentes en una misma aula”, puntualizó Bonilla.

Desde hace cuatro años que se fundó el programa de Manos Unidas han auspiciado 56 proyectos por un monto que sobrepasa el millón de dólares, destacó Joaquín Rivas.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login