Día del Padre reconoce al que cumple tarea protectora

La celebración del Día del Padre tiene como fin no sólo el honrar al jefe de familia, sino a todos los hombres que actúan como protectores: los padrastros, los tíos, los abuelos y, en general, a la figura paterna.

La historia de esta celebración se remonta a 1909, en Estados Unidos, donde la señora Sonora Smart Dood, tras escuchar un sermón en la iglesia con motivo del Día de las Madres, quiso honrar también a su progenitor, un veterano de la guerra civil, William Jackson Smart.

Este hombre quedó viudo tras la muerte de su esposa al dar a luz, por lo que tuvo que educar a sus seis hijos sólo en una granja localizada en Washington. D.C., Estados Unidos.

Desde esa fecha Sonora Smart comenzó una campaña con la firme idea de promover la celebración del Día del Padre el 5 de junio, fecha de cumpleaños de su progenitor, sin embargo, la propuesta se aceptó el 19 del mismo mes (tercer domingo de junio), pues no existían los preparativos suficientes.

Finalmente, el primer Día del Padre se festejó en 1910, en Spokane, Washington. En esa misma época, en varias ciudades de Estados Unidos la gente comenzaba a honrar a los progenitores.

En 1924, el presidente estadounidense Calvin Coolidge hizo de esta una celebración nacional, y para 1966 el primer mandatario Lyndon Johnson firmó una proclamación presidencial que declaraba el tercer domingo de junio como el Día del Padre.

Sonora Smart Dood también inició de forma tradicional la idea de llevar una rosa roja para honrar a los padres vivos y una flor blanca en memoria de los ya fallecidos.

El señor J. H. Beringer, quién también fue promotor de la celebración en Washington, optó por una flor lila como la oficial del festejo. Hoy, el Día del Padre se festeja en casi todo el mundo en diferentes fechas.

Por ejemplo, en Rusia lo celebran el 23 de febrero, en Corea del Sur el 8 de mayo, en Taiwán el 8 de agosto y, por supuesto, en México el tercer domingo de junio.

Al respecto, el Fondo de Cultura Económica (FCE), a través de un comunicado de prensa, destacó que una forma de celebrar este día es mediante el regalo de un libro y para ello ofrece los títulos “Papá escapó con el circo”, de Etgar Keret, y “Mi papá”, de Anthony Browne.

Browne En el primer caso, el relato cuenta ls siguiente historia: un día papá anuncia que el circo ha llegado a la ciudad, y toda su familia hace un esfuerzo para parecer tan entusiasmada como él, pero la idea no los hace especialmente felices.

“¨Qué tiene de emocionante un montón de animales y acróbatas? Pero papá está tan ilusionado, que decide escapar con el circo. Y aunque les escribe cartas y postales desde los sitios más exóticos, lo extrañan demasiado. ¨Qué pasará cuando papá regrese? Seguirá todo como antes?”, son las preguntas que resuelve el volumen.

En tanto que “Mi papá”, escrito por Anthony Browne, describe lo maravillos que puede ser un padre y la admiración que puede despertar en los hijos. “Mi papá es fuerte, feliz y puede saltar sobre la luna. No hay que saber leer para disfrutar al maravilloso papá de las ilustraciones de este libro, que es igual a todos los papás.

“Con bata y pantuflas, canta al lado de Pavarotti y juega futbol; yo quiero a mi papá. Y ¨saben qué? El me quiere a mí! (Y siempre me querrá)”.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login