Palmerola, importante punto estratégico para EU

Por Miriam Mercado.

Tegucigalpa.- La base militar de Palmerola, donde el presidente hondureño Manuel Zelaya ordenó habilitar el aeropuerto como terminal de vuelos internacionales, es un importante punto estratégico para Estados Unidos, como lo es Guantánamo.

Tras el accidente de un vuelo de Taca el pasado 30 de mayo, Zelaya ordenó cerrar el aeropuerto de Tocontín, en Tegucigalpa, para los vuelos internacionales, y que lo sustituya Palmerola, construida y mantenida bajo control de Estados Unidos.

El avión de Taca, con 124 pasajeros y 11 tripulantes, se salió de la pista cuando intentaba aterrizar en el aeropuerto de Toncontín, el principal del país, lo que provocó la muerte de cinco personas y dejó unos 60 heridos.

Ante tal percance y el alto riesgo que existe en Tocontín, por las características del terreno donde está situado, el mandatario habilitó el aeropuerto militar de Palmerola como terminal internacional, lo que fue ratificado por el Consejo de Ministros.

Palmerola está situada unos 50 kilómetros al norte de Tegucigalpa y fue construido por Estados Unidos en 1983 a un costo de 30 millones de dólares, por lo que sus permisos internacionales son sólo para operar como un aeropuerto militar.

Conocida de manera oficial como “Base Aérea Hondureña Soto Cano”, la base tiene la misma importancia para Estados Unidos que la que mantiene en Guantánamo, en el extremo oriental de Cuba, según documentos oficiales del Comando Sur.

En Palmerola, cuyo aeropuerto es considerado como el mejor de Centroamérica, permanecen alrededor de 900 militares estadunidenses que generalmente son rotados y conocidos como la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo.

“La Fuerza de Tarea Conjunta Bravo apoya los intereses estadunidenses en Centroamérica”, precisan los documentos, en los cuales se explican las áreas de responsabilidad del Comando Sur.

Allí tiene también presencia la Academia Militar de Aviación de la Fuerza Aérea de Honduras, pero sus miembros no pueden entrar al área donde operan los estadunidense sin previo permiso.

El documento militar estadunidense informa que los que integran la fuerza aérea permanecen por un año en dicha base y el resto de tropa es rotado cada cuatro meses.

Apoyan los intereses estadunidenses a través de construir seguridad cooperativa regional, desarrollo de roles militares y misiones para el siglo XXI, así como para apoyar las estrategias nacionales antidrogas.

Su presencia la justifican con ejercicios de asistencia humanitaria, que han realizado desde 1994 con soldados y población civil de 17 países latinoamericanos, entre ellos Argentina, Belice, Bolivia, Chile, Colombia, Panamá y Nicaragua.

Para el caso en Costa Rica han construido puentes, con apoyo de voluntarios y miembros del Cuerpo de Paz.

Indican que en estas maniobras militares son orientadas a un trabajo en equipo de países bajo la responsabilidad del Comando Sur.

“Se trata de demostrar la habilidad y conocimientos a los países que participan en estas operaciones multinacionales, además de brindar estabilidad y apoyo a sus vecinos en tiempos de crisis”, precisan los documentos.

En Palmerola, las tropas estadunidenses tienen los helicópteros 10 UH-60, conocidos como Halcones Negros, CH-47 Chinook, entre otras unidades aéreas.

Los estadunidenses están acantonados en Palmerola con base en tratados militares suscritos en Washington en los años 80 por el entonces jefe de las Fuerzas Armadas de Honduras, general Gustavo Alvarez Martínez, que apoyaba hasta una eventual invasión a Nicaragua.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login