Rechazan capitalinos incremento en el número de grúas. Piden mejorar señalizaciones y corralones.Por Arturo Angel Mendieta

México, 14 Jun (Notimex).- Son las 14:30 horas y el tráfico es
intenso en el cruce de Alejandro Dumas y Presidente Masaryk, en pleno
corazón de la colonia Polanco.

José Luis Olivares, dedicado al comercio, sabe que la lluvia que
se registra desde la mañana lo tiene retrasado, por lo que apresurado
pero cuidando de no quedar en doble fila, estaciona su Volkswagen
Jetta, color azul marino, placas 512 VET.

Desciende a pagar un adeudo, para lo cual ya ha hecho una cita
previa. Recibe su factura, sale del establecimiento, se despide de un
viejo conocido y se dirige a su vehículo, pero ya es demasiado tarde.

Tan sólo cuatro minutos y medio bastaron para que José Luis
Olivares se convirtiera en uno de los 700 automovilistas cuyos
vehículos son “enganchados” a diario, por alguna de las 170 grúas de
la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF).

“No, usted no se encuentra en doble fila, pero se estacionó en
el paso peatonal, y ese es un lugar prohibido por el Reglamento de
Tránsito Metropolitano”, señala el oficial Alejandro Carballo,
operador de la grúa con número económico 40, que cubre el corredor
Polanco-Anzures.

Molesto, pero resignado, decide pagar su infracción con tarjeta
de crédito en el sitio donde se cometió la falta, aprovechando las
computadoras de mano con que ahora cuentan los “gruyeros”, mismo
recurso por el que optaron 23 por ciento de los 325 mil conductores
cuyos vehículos fueron enganchados el año pasado.

“Se les da la atención en el mismo lugar, con las terminales
remotas. La ventaja es que ya no pasa al depósito, donde perdería su
tiempo y además le piden más documentos”, señala a Notimex Alejandro
Carballo, mientras imprime el ticket de la multa correspondiente.

Para Luis Olivares, en tanto, esta “ventaja” es en realidad la
opción “menos mala”, pues si bien no tendrá que buscar su vehículo en
algún corralón, sí debe pagar 132 pesos de multa ya con descuento
incluido, así como 398 pesos por el “arrastre” que no se hizo.

“O sea, estoy pagando por algo que en realidad no hicieron pero
no queda de otra, dicen que es porque la falta amerita remisión del
vehículo y así está en el reglamento”, señala el infractor.

En un lapso de cinco años, la SSPDF ha conseguido hacer más
eficiente el promedio de arrastres, y en consecuencia la derrama
económica por este concepto.

Sigue

Rechazan capitalinos. dos. concepto

La renovación de la flotilla, impulsada por la entrada de
empresas privadas en la operación de las grúas, permitió a la policía
capitalina recaudar tan solo en 2007 por concepto de arrastre 170
millones de pesos, en comparación con 2002, que fue de 12 millones de
pesos, según datos de la dependencia.

De esta recaudación, 50 por ciento fue a parar a las arcas de
las cuatro empresas beneficiadas con los títulos de concesión:
Construcciones y Diseños los Angeles, Transperc, Grupo Conagra y
Feramo de José Federico Ramírez.

Sin embargo para la policía capitalina el número de grúas aún no
es suficiente, y es que su meta es incrementar en casi 300 por ciento
su flotilla en los próximos meses.

“Se han incorporado 170 grúas subrogadas; de la SSPDF, sólo
quedan 11 brigadier (que son las más grandes) para atender volcaduras
de camiones o tráileres, pero nuestra meta es llegar a 500 grúas”,
confirmó el titular de la SSPDF, Joel Ortega Cuevas, en su “chat” del
miércoles 11 de junio con la ciudadanía.

Una vez desenganchado su vehículo, y tras avisar que llegará
tarde a su próximo destino, José Luis comenta en entrevista sobre
este incremento en el número de grúas, confesando sin temor a
equivocarse, que son los intereses económicos y no el problema vial
los que prevalecen.

“Está visto que es un negocio, ¨no? Cuando en realidad hay otras
deficiencias como las señalizaciones, digo, si por ejemplo van a
incrementar eso (las grúas), entonces deberían incrementar las
señalizaciones y establecer bien las zonas de estacionamiento, pero
así ya no conviene para algunos”, sentenció.

Esa opinión la comparte Enrique Zamora, quien tiene su oficina
en la calle de Sófocles, entre Horacio y Homero, y cuyo automóvil ha
sido “enganchado” por las grúas al menos cuatro veces en los últimos
dos meses.

“Aquí siempre andan viendo lo de las grúas, qué hace uno, que si
pisa uno tantito la raya del cruce de peatones o lo que sea, están
como locos enganchando los coches”, criticó.

Agregó que tan solo en la cuadra donde trabaja, diariamente se
llevan al corralón entre seis y siete automóviles, en algunos casos
incluso con los conductores arriba de las unidades, a los que no se
les amonesta verbalmente, sino que se les “engancha” directamente.

En desacuerdo con este aumento de grúas también se mostró Martha
Cruz, cuyo automóvil compacto fue asegurado por una grúa en la zona
restaurantera de la colonia Condesa, aunque en primera instancia
creyó que se lo habían robado.
Sigue

Rechazan capitalinos. tres y último. robado

Relató que cuando ya iba a levantar una denuncia, un acomodador
le informó de lo sucedido, por lo que habló a Locatel donde le dieron
información sobre el paradero de su vehículo, pero era falsa y fue
hasta el tercer corralón que visitó donde encontró su auto.

En los contratos miltianuales firmados entre la SSPDF y las
empresas que cuentan con la concesión de las grúas, se estipula que
para 2009 se deberán haber realizado un millón 260 mil arrastres a
corralones, en los ocho principales corredores de la ciudad donde es
evidente la falta de estacionamientos públicos.

Sobre estas observaciones y las dudas de los ciudadanos,
Notimex buscó una entrevista con el titular de la Dirección de
Tránsito y Vialidad de la SSPFF, Alfredo Hernández, quien tiene a su
cargo el Programa de Grúas, pero no hubo respuesta.

Por otro lado, un punto en el que sí coincide la opinión de
autoridades y ciudadanos es en la de impulsar las mejores
tecnológicas que permitan combatir la corrupción en la operación de
las grúas y transparentar su funcionamiento.

El titular de la SSPDF, Joel Ortega, resaltó el pasado 9 de
junio que la instalación de videocámaras ha permitido que de cada mil
arrastres, sólo se presenten en promedio 12 quejas y de estas
únicamente una proceda.

Anunció además, que en breve se colocarán micrófonos para grabar
en audio la conversación del momento en que se aplica una infracción,
con el objetivo de detectar posibles abusos.

Al respecto, un policía capitalino a cargo de la operación de
una de las grúas que participó en un operativo de retiro de vehículos
mal estacionados, realizado el pasado 12 de junio en la colonia
Condesa, resaltó la importancia de la colocación de esos micrófonos,
pues advirtió que ellos también sufren de intimidaciones.

“A mí me ha tocado que me ofrecen dinero los infraccionados pero
en realidad es una trampa, porque te quieren grabar con un celular y
luego echarte la culpa; incluso, hay quienes nos han amenazado de
muerte y eso poco se dice”, señaló en entrevista el uniformado, quien
no dio su nombre.

En tanto, antes de retirarse del cruce de Masaryk y Dumas, donde
fue infraccionado, José Luis Olivares coincidió en que traerá
beneficios la instalación de estos micrófonos. “Ahí no podemos
quejarnos, sólo esperemos que se les dé un buen uso”, concluyó.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login