Altera EU mercado del tomate sin evidencias de contaminación

Dallas.- Autoridades estadunidenses alteraron en los últimos días el mercado del tomate en México y Estados Unidos, al emitir una advertencia sobre su consumo, sin evidencias de relación con la epidemia de salmonela que ha afectado a más de 228 personas en este país.

Investigadores de la Administración de Alimentos y Medicinas (FDA) de Estados Unidos no han informado sobre un solo tomate contaminado, en ningún hogar, restaurante, tienda, almacén o campo agrícola.

La relación de la actual epidemia de salmonelosis con los tomates fue establecida mediante estudios epidemiológicos, a partir de pacientes de esa enfermedad que declararon haber consumido tomates frescos.

Eso bastó para que la FDA emitiera el pasado 3 de junio una advertencia sobre el consumo de tomate fresco tipos Roma o Bola, o productos que contuvieran algunas de estas variedades, a menos que se tuviera la certeza que provenían de un área segura de cultivo.

Tras la advertencia, las grandes cadenas de supermercados y restaurantes de Estados Unidos retiraron los tomates de sus estantes y menús.

El temor colapsó parcialmente el mercado en Estados Unidos y provocó que se desplomaran las exportaciones mexicanas de tomate fresco a este país.

“Ha sido una exageración”, dijo esta semana a Notimex un importador y distribuidor de tomates mexicanos en la comunidad fronteriza de Pharr, Texas, en cuyos almacenes permanecían varadas unas 500 toneladas del producto.

“¿Cuántos habitantes tiene Estados Unidos? 300 millones, y se han encontrado unos 200 casos de la enfermedad, y ningún tomate contaminado, es una exageración”, recalcó.

La FDA emitió la alerta al actuar bajo presión, debido a que la dependencia ha sido seriamente cuestionada en los últimos meses por una serie de enfermedades ligadas a la contaminación en alimentos.

David Acheson, comisionado de alimentos de la FDA, reconoció que los investigadores de esa dependencia no pueden garantizar que podrán rastrear la contaminación a nivel de campo de producción, y que la epidemia podría pasar sin que nunca se conozca dónde se originó.

En su búsqueda, la FDA incrementó en la última semana su muestreo de tomate, examinando cientos de frutos provenientes de múltiples lugares, pero sin detectar hasta ahora un solo tomate contaminado.

El muestreo ha servido, sin embargo, para que la FDA amplíe poco a poco su lista de áreas de producción segura, en las que se ha descartado que los tomates originarios de esos lugares puedan ser los responsables de la epidemia.

Hasta este domingo, la lista de áreas de producción segura incluye 37 estados y los condados del norte de Florida, en Estados Unidos, además de siete países exportadores.

Este sábado, la FDA declaró área segura de producción al estado mexicano de Baja California, aunque el resto de México sigue aun fuera de la lista.

México, el principal exportador de tomate a Estados Unidos, envía este producto casi todo el año, en especial en invierno.

La alerta sanitaria provocó que cientos de toneladas de tomate mexicano fueran devueltas o detenidas en la frontera y reorientadas al mercado en ese país, provocando una sobreoferta y un desplome del precio del producto.

Las autoridades sanitarias han enfocado sus investigaciones en regiones de producción en el centro de Florida y en México.

Esta es la primera vez que el tomate mexicano es colocado bajo sospecha por parte de la FDA, a pesar de que ninguna de las 12 diferentes epidemias o enfermedades ligadas con tomates en la última década en este país han tenido su origen al sur de la frontera.

En su mayoría, esas epidemias han estado relacionadas con tomates producidos en Florida y el este de Virginia, pero también en California, Georgia, Ohio y Carolina del Sur.

Este lunes, funcionarios federales mexicanos visitaran Washington para defender ante la FDA el ingreso de tomate mexicano a este país.

La delegación mexicana instalará una mesa técnico-científica con funcionarios estadunidenses con la finalidad

You must be logged in to post a comment Login