Celebra 50 años de trabajar como mesero en la misma cantina

* Se ganó el puesto por su esmero, atención y respeto
Por Martín Takagui

México, 15 Jun (Notimex).- Dice un refrán que no hay mal que
dure cien años ni enfermo que los aguante, pero ya hubo quien aguantó
la mitad entre copas y botellas, con el mismo patrón.

Es don Roberto Rodulfo Santoyo, quien cumplió 50 años de
trabajar en la cantina “El Mirador” como mesero bajo las órdenes de
un mismo patrón y quien consideró que este periodo “ha sido medio
siglo de felicidad”.

Rodeado por sus amigos y sus más asiduos clientes, don Roberto
luce tan elegante como siempre en su celebración en el mejor lugar
del establecimiento, fundado en 1904 y donde se desempeña como
anfitrión.

“Soy sucesor de don Alberto Juárez Blancas, quien fue hasta su
muerte el secretario general de la Confederación Revolucionaria de
Obreros y Campesinos (CROC), porque él también fue mesero en esta
cantina unos años antes de que yo llegara a trabajar aquí”, recordó.

Un trío integrado por un salterio y dos guitarras se encargó de
amenizar la fiesta en el establecimiento donde sí se permite la
entrada a mujeres, ya que “no es la empresa sino los clientes,
quienes deciden cómo es el ambiente y quiénes pueden entrar. Nosotros
no discriminamos a nadie”, expresó.

Su relato es característico de los eternos parroquianos de un
mismo lugar, ningún extraño podría expresarse así del sitio al que ha
entregado su vida desde el 5 de febrero de 1958 cuando se fue a
probar como ayudante de mesero o garrotero.

“Aquí cuidamos a los clientes, no los emborrachamos ni les
robamos. Hubo uno que presumía que se había bebido 34 cubas, pero lo
que no sabía es que cuando lo vimos borracho, para que no se
perdiera, le dimos la mitad de ron y la otra mitad de agua”, recordó.

Tras su ingreso, este hombre que hoy tiene 74 años rememoró que
antes de cumplir un año bajo las órdenes de Juan Celorio Torres,
dueño del lugar, fue nombrado mesero gracias a su esmero, su respeto
y sus atenciones hacia los clientes.

Fue entonces cuando el dirigente de la CROC Teodoro Allende lo
llamó para sancionarlo pues estaba desempeñando un trabajo diferente
al que debía hacer y lo amenazó con que si no volvía a su trabajo
como garrotero lo retiraría del establecimiento.

sigue

Celebra. dos. atención”

Cuando el patrón de don Roberto se enteró de inmediato habló con
los dirigentes sindicales y les advirtió “que no se metieran conmigo
porque yo era un buen trabajador y que me había ganado el puesto de
mesero por la atención”.

Al ver que su jefe lo defendió de quienes tendrían que ser los
que velaran por los intereses del trabajador el mesero redobló su
compromiso de lealtad, lo que le ha permitido durante cinco décadas
ser parte de la familia y del propio negocio.

Durante el festejo Jorge Cosío, en nombre de los socios del
establecimiento, hizo una reseña de todas las andanzas de don Roberto
y resaltó el profesionalismo de este personaje.

“Quizás mucha gente pueda cumplir 50 años de edad; pocas
personas cumplen 50 años de casados; pocas personas cumplen 50 años
trabajando; pero solamente una persona de los que estamos aquí ha
cumplido 50 años de trabajar en el mismo lugar”, refirió.

Cosío aseguró que cuando don Roberto entró a trabajar a esta
cantina los celulares no existían ni había invasiones a Irak, o que
hace 20 años no había Internet y nadie se imaginaba mandar un correo
electrónico.

Agregó que hace tres décadas no había computadoras en las casas,
solamente existían en lugares como las universidades o en los centros
de estudios de Estados Unidos, mientras que hace 40 años el hombre
estaba llegando a la Luna.

El empresario aseguró que existen tres personajes para esta
empresa que tienen la mayor importancia: “los primeros son nuestros
clientes, que es por quienes trabajamos, para quienes existimos y de
quienes tenemos todo”.

“Enseguida se encuentran nuestros empleados, que es la gente que
se encarga de atender a los primeros y tras ellos están nuestros
proveedores”, remató.

Don Roberto relató a Notimex que siempre hubo anécdotas
agradables y desagradables, como el hecho de haber tenido que lidiar
con policías, lo mismo federales que capitalinos, incluido Arturo “El
Negro” Durazo Moreno, ex director general de Policía y Tránsito.

“El era muy prepotente y venía aquí antes de ser jefe de la
policía, venía cuando estaba en la Dirección Federal de Seguridad y
ya era muy prepotente”, relató.

“Otros de los agentes me dieron una sorpresa muy desagradable y
solamente porque los paré de una mesa que estaba reservada. Yo tenía
el compromiso de cumplir con la reservación y ellos no la querían
respetar y se pararon, pero me sacaron y me subieron a su carro y me
secuestraron”, recordó.

Celebra. tres y última. rememoró

En esos momentos pasó por su cabeza que ocurriría lo peor.
Varias horas lo anduvieron paseando, y aunque no lo golpearon el
susto fue mayúsculo y lo dejaron en la colonia Condesa, desde donde
se regresó caminando a Chapultepec y se sintió muy mal.

Miles de botellas de toda clase de licores, vinos, brandys,
coñacs, vodkas, ginebras o cremas ha pasado por sus manos, pero en
este día en que se conmemoró y se festejó su 50 aniversario como
mesero don Roberto recibió un presente.

Se trata de una botella de brandy que fue etiquetada
especialmente para festejar y recordar este día. Una botella dedicada
a “Don Roberto Rodulfo Santoyo, por haber cumplido 50 años como
mesero en El Mirador”.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login