Obama y el Ku Klux Klan.

Por Arturo Ríos Ruiz

Barack Obama, ha pasado de la sorpresa a la realidad, prácticamente ya es el candidato Demócrata a la Presidencia de los Estados Unidos, luego de una titánica campaña plena de altibajos, se impuso a otra sorpresa, Hillary Clinton, quien también acaparó la atención, al aparecer como aspirante con posibilidades, y ser mujer.

Algunos pensaron que la extensión de la contienda entre los aspirantes, uno de raza negra y la otra mujer, podría dañar al Partido Demócrata, en tanto su contrincante, el Republicano, resolvió rápidamente su proceso y quedó John Mc Cain, con el basto camino hacia el convencimiento de los electores a su favor.

Todo lo contrario; la ardua y larga contienda entre Hillary Clinton y Barack Obama, nutrida de momentos emocionantes, impactó a los estadounidenses y al mundo entero y fueron la novedad en esta parte de la historia; los feministas encantados de tener a una dama inteligente y con bríos asombrosos por lograr su cometido.

En otro escenario, a un afroamericano simpático, igualmente inteligente, con un discurso cautivador, con una espléndida personalidad, que arrebataba simpatías, robaba la atención del público y opacaban las acciones del Republicano.

Obama, es el preferido de la mayor parte de los grupos de su raza y latinos; comparten sentimientos de lucha por introducirse a una sociedad difícil en la que prevalecen grupos racistas como el famoso Ku Kux Klan y los nazis; violentos y sectarios, capaces de matar en aras de la preeminencia de la raza blanca.

Nos referimos a una población de 44.3 millones de latinos y 40.2 millones de color en un país con 300 millones de habitantes.

Obama, cuenta con el apoyo decidido de la poderosa familia Kennedy, Ted, el último de clan y por lo tanto el representativo del mismo, hizo pública su adhesión por el hombre que de alguna manera encarna los ideales de Martín Luther King, sacrificado por exigir con movimientos pacíficos los derechos de los de su raza.

Los Kennedy, influyen eficazmente con un importante número de electores de todas las razas en los Estados Unidos y desde luego, pertenecen al estrato del más alto nivel en la Unión Americana, en el que quienes comparten ideales liberales, sin atavismos de ninguna especie, podrían votar por el aspirante demócrata.

De ahí se entiende el por qué, a parte de Jim Webb, senador por Virginia, con seis medallas en Vietnam; Ted Strickland, senador por Ohio, cercano a Hillary y por lo tanto, podría acercar seguidores de la dama; Wesley Clark, general del Ejército y Katleen Webalius, gobernadora de Kansas, que aparecen como posibles candidatos a la Vice Presidencia, se suma Carolyn Kennedy, hija de John, quien podría ser otro imán sólido en la fórmula.

Algunos analistas tanto norteamericanos como de nuestro país, opinan que lo conveniente es que en fórmula de Obama sea texano, no lo dicen, pero la propuesta lleva implícito el asesinato de John Fidgerald Kennedy, en 1963.

Fue aquel mediodía en Dallas, Texas, un viernes de noviembre cuando Lee Harvey Oswald, un empleado del almacén Texas School Book Depository, en la Plaza Dealey, accionó el rifle de alto poder y mirada telescópica, asestó tres impactos que acabaron con la existencia de carismático mandatario.

Hay decenas de teorías sobre este hecho. Seguramente, previenen que en ese estado, donde están más concentrados los activistas del Ku Klux Klan, en las demarcaciones, importantes y pequeñas, de la frontera con nuestro país.

Es una recomendación con mensaje preventivo. Uno de los puntos que le sumarán importantes adhesiones a Barack Obama, es una parte de su ideario, que afirma que la situación migratoria ya es insostenible y que pugnará por una reforma; esa esperanza para millones de emigrantes de todo el mundo que conviven en los Estados Unidos, será un imán y podrían apoyarlo.

El candidato demócrata a la Presidencia de los Estados Unidos, está muy cerca de evolucionar la historia, ya está en ella como aspirante

You must be logged in to post a comment Login