EEUU llama a consultas a su embajador en Bolivia tras protestas

WASHINGTON (AFP) – Estados Unidos llamó a consultas a su embajador en Bolivia, Philip Goldberg, luego de protestas ocurridas la semana pasada contra la Embajada norteamericana en La Paz, informó este lunes el Departamento de Estado.

“El embajador de Estados Unidos en Bolivia, Philip S. Goldberg, volverá a Washington para consultas sobre la seguridad de la Embajada, luego de violentas protestas en La Paz el lunes 9 de junio”, indicó en una declaración el portavoz Gonzalo Gallegos.

“Las consultas al embajador serán una oportunidad para explorar medidas para mejorar la cooperación en seguridad con el gobierno de Bolivia”, añadió el vocero.

El pasado lunes, manifestantes expresaron delante de la Embajada de Estados Unidos en La Paz, su descontento con la decisión norteamericana de conceder asilo al ex ministro de Defensa Carlos Sánchez Berzaín, requerido por la Justicia boliviana por la represión de una protesta con saldo de 60 muertos en 2003.

“Apreciamos los esfuerzos de la Policía Nacional Boliviana para proteger nuestra embajada y nuestro personal. Al mismo tiempo, estamos preocupados por recientes declaraciones de algunos funcionarios del gobierno boliviano, que dejan dudas sobre el compromiso de Bolivia de cumplir sus obligaciones bajo la Convención de Viena, para proteger a personal e instalaciones diplomáticas en el futuro”, añadió la declaración.

“Un fallo en el cumplimiento de estas responsabilidades podría poner en peligro a los ciudadanos estadounidenses y a los cientos de bolivianos que trabajan en la Embajada o hacen uso diario de instalaciones consulares o diplomáticas de la Embajada”, indicó Gallegos.

“Esperamos que el gobierno boliviano continúe cumpliendo sus obligaciones internacionales”, concluye la nota.

El pasado lunes, con puños en alto y gritos enfurecidos de “¡Justicia!”, miles de vecinos de la ciudad de El Alto llegaron a La Paz para asediar la embajada de Estados Unidos, luego de que comenzara a circular la versión de que Berzaín había recibido asilo político en el país del norte.

Los manifestantes intentaron romper el cordón de seguridad que instalaron al menos unos 200 policías frente a la legación diplomática.

Fue el propio Sánchez Berzaín quien dio cuenta de su estatus de asilado en recientes declaraciones a la prensa.

Pero la confirmación del asilo al ex funcionario fue hecha por el gobierno boliviano, que a través de su embajada en Washington entregó la semana pasada a la prensa los documentos presentados por Sánchez Berzaín ante una corte de Florida (sureste), que comprueban la condición que le fuera otorgada en abril de 2007 por las autoridades estadounidenses.

El gobierno de Evo Morales teme que el ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, también residente en Estados Unidos como su ex ministro Berzaín luego de la caída de su administración en octubre 2003 tras una sangrienta revuelta que dejó más de 60 muertos, tenga asimismo el estatuto de asilado.

La Paz ha venido solicitando la extradición de Sánchez de Lozada desde que asumió Morales en enero de 2006, aunque no ha concretado formalmente el pedido a Estados Unidos.

Morales exhortó a Estados Unidos a que no proteja al ex ministro, tras lo cual el canciller boliviano, David Choquehuanca, se reunió con el embajador Philip Goldberg en La Paz, y luego de la cita consideró “insuficientes” sus explicaciones sobre el asilo al requerido ex ministro.

La situación vino a tensar aún más la conflictiva relación entre el gobierno de Morales y el embajador norteamericano, al que La Paz acusa de apoyar a regiones opositoras que buscan estatutos autonómicos en Bolivia, a los que se opone el Ejecutivo.

You must be logged in to post a comment Login