Morales sugiere a Bush investigar conspiración de Usaid en Bolivia

LA PAZ (AFP) – El presidente boliviano, Evo Morales, pidió la intervención de su homólogo estadounidense, George Bush, para que Usaid -programa norteamericano de apoyo al desarrollo- deje de conspirar contra su gobierno, mientras la oposición retó al mandatario socialista a romper relaciones con Washington.

Morales, que mantiene una difícil relación con Estados Unidos, comentó así el hecho de que el embajador de Estados Unidos en La Paz, Philip Goldberg, haya sido convocado para que explique los ataques de la semana pasada a su sede diplomática por una turba que manifestaba contra el asilo otorgado a un ex ministro enjuiciado en Bolivia por violencia política en 2003.

“Si el embajador, por esa situación, ha sido convocado, yo hubiera querido que el presidente Bush convoque a Usaid (para que) de esta manera no estén conspirando contra el gobierno (boliviano) y la democracia”, dijo Morales a periodistas.

Las consultas al embajador norteamericano “serán una oportunidad para explorar medidas para mejorar la cooperación en seguridad con el gobierno de Bolivia”, explicó en tanto el lunes en Washington un vocero del Departamento de Estado norteamericano.

Morales consideró que la protesta contra la sede diplomática “no es ningún ataque” sino “la reacción del pueblo contra las políticas del Gobierno de Estados Unidos que va protegiendo a delincuentes, los encubre y los pueblos tienen derecho a cuestionar”.

Al contrario de la oposición, que reprueba los constantes roces del gobierno con Washington y sospecha la tormenta tras el llamado a Goldberg, La Paz estimó como “normal” que el embajador vuele a informar a su gobierno, según dijo el lunes el canciller boliviano David Choquehuanca.

La agrupación derechista Podemos, la principal formación de oposición, insistió, a través de varios voceros, en que “de una vez por todas, después de dos años y medio de gestión del presidente Evo Morales, debería definirse por la ruptura de relaciones” diplomáticas con Estados Unidos.

El presidente de la bancada parlamentaria de Podemos, Antonio Franco, dijo que Morales “debe definirse” por la clausura de relaciones diplomáticas con Washington luego de innumerables desacuerdos con La Paz.

Para atizar más la situación, el presidente de la brigada de senadores del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS), Félix Rojas, abrió la posibilidad de “cortar el cordón umbilical con imperios que quieren hacerse dueño de esta parte de América. Si hay que romper, hay que romper”, dijo.

El promotor de la protesta contra la sede diplomática, Edgar Patana, secretario ejecutivo de la Central Obrera de El Alto (COR), fue más allá y sugirió que Goldberg “no debería retornar (al país) porque se lo acusa de injerencia en asuntos internos del país”.

“Creemos que hace daño en Bolivia”, dijo.

Desde que asumió en enero de 2006, Morales ha tenido constantes desencuentros con el embajador Goldberg, a quien acusa de fomentar la conspiración -a través de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y sus cooperantes- contra su gobierno.

You must be logged in to post a comment Login