Volverá a México la agrupación Quilapayún tras 25 años de ausencia

México.- La agrupación musical Quilapayún regresará a México este 3 de julio para ofrecer en el Teatro Metropólitan un concierto en el que incluirá textos de poetas y compositores como Pablo Neruda, Nicolás Guillén, Atahualpa Yupanqui y Víctor Jara, entre otros.

Tras 25 años de ausencia de escenarios mexicanos, la presentación de Quilapayún forma parte de los festejos por el 33 aniversario del Centro Cultural El Juglar. La misma fue creada en Chile, en 1965, por los hermanos Eduardo y Julio Carrasco, junto a Julio Numhauser, como una búsqueda de nuevas sonoridades en la música folclórica y popular latinoamericana.

A través de una entrevista ofrecida desde la capital chilena, Ricardo Venegas, integrante del grupo desde 1965, así como Ismael Oddó Méndez, hijo de Willy Oddo, otro miembro fundador del grupo, aseguraron que regresan a México confirmando que la música siempre ha estado unida a lo mejor de las causas humanas.

Emblema en la memoria colectiva latinoamericana, Quilapayún presenta la búsqueda de la libertad y de los mejores anhelos de justicia y democracia.

“Bajo el título Reencuentro con México”, esta legendaria agrupación interpretará, a decir de sus integrantes, un programa formado por la “Cantata Santa María de Iquique”, de Luis Advis, que se vuelve una obra esencial de la música chilena y modelo para trabajos del mismo tipo que se realizaron en Hispanoamérica.

De igual manera destacan piezas como “La muralla”, “La carta”, “El pueblo unido jamás será vencido”, “Tío Caimán”, “Plegaria a un labrador”, “Premonición a la muerte de Joaquín Murieta” y “Pido castigo”, entre otros temas.

Ambos músicos mencionaron que la expresión comprometida de la agrupación trascendió en los años 60 y 70 del siglo pasado, porque el grupo fue el mayor representante de la nueva canción chilena. Por espacio de 30 minutos hicieron un recorrido histórico de la agrupación desde su exilio en Francia producto del golpe de Estado de Augusto Pinochet, hasta los diferendos legales con Rodolfo Parada, quien a su llegada en los años 90 provocó que la actividad del grupo se redujera considerablemente.

Explicaron que la presencia de Quilapayún surge de su inigualable calidad interpretativa, de su fortaleza que está hecha no sólo de grandes canciones, que han sido el emblema de libertad para América Latina, sino también de combates, exilios, proyectos y el indiscutible compromiso con los mejores valores de la democracia.

Al ser nombrados por el entonces presidente Salvador Allende como “Embajadores Culturales del Gobierno de Chile”, realizaron varias giras internacionales durante los años 70. Pero el golpe de Estado de Augusto Pinochet los sorprendió en Francia, obligándolos al exilio, y a recorrer el mundo, difundiendo un canto que despertó en todos lados la simpatía y la solidaridad hacia Chile, país que sufría una dictadura.

De acuerdo con Venegas, tras el “pinochetazo” se convirtieron en artistas centrales en los actos de solidaridad con la causa chilena y grabaron nuevos discos de denuncia de la situación del país. Indicó que durante la década de los 90 comenzó a gestarse una crisis al interior del grupo, producto de diferencias del resto de los integrantes respecto de la gestión de Rodolfo Parada, quien para ese entonces, había asumido la dirección.

Esto motivó la partida paulatina de los integrantes históricos del conjunto, haciendo crisis en 2002, cuando los dos históricos restantes: Luis Hernán Gómez y Luis Lagos decidieron alejarse del grupo dirigido por Parada.

Es en torno a ellos que los restantes históricos se reagruparon en septiembre de 2003 para cantar en Chile como homenaje a Salvador Allende. Mientras tanto, Parada y Wang, junto con Patricio Castillo, sostuvieron la agrupación en Francia con nuevos integrantes que han ido cambiando periódicamente. Según Venegas, actualmente ambos grupos están en disputa judicial en Chile por el uso de la marca.

“En Chile se acaba de dar el fallo hace un par de semanas

You must be logged in to post a comment Login