Walesa acusado de haber sido ex agente de policía secreta comunista

VARSOVIA (AFP) – Dos jóvenes historiadores polacos acusan en un libro de inminente aparición al ex jefe histórico del movimiento anticomunista Solidaridad, Lech Walesa, de haber sido en su juventud un agente de la policía secreta comunista, la SB.

En apartes del libro publicados el martes por el diario Rzeczpospolita (derecha), los historiadores Slawomir Cenckiewicz y Piotr Gontarczyk afirman que a la luz de los archivos de la SB, en los años 1970-1972 Walesa fue informante “varias decenas de veces de la policía”, pasando datos sobre los obreros de los astilleros de Gdansk, donde trabajaba en esa época.

Las tesis del libro, editado por el Instituto de la Memoria Nacional (IPN), que instruye los crímenes nazis y comunistas, circulan en Polonia desde hace varias semanas, despertando agitadas polémicas.

El Premio Nobel de la Paz, ahora de 64 años, las rechaza con firmeza y habla de “documentos falsos”.

Sobreseído en 2000 por la justicia de las acusaciones de colaboración con la SB, Lech Walesa reconoció públicamente que había firmado “un papel” después de una de sus detenciones en calidad de obrero opositor al régimen, pero siempre calificó de “absurda” cualquier sospecha de colaboración con la policía comunista.

Los autores del libro citan copias de documentos de colaboración de un agente de la SB, activo en los años 1970 bajo el nombre de código “Bolek”, a quien identifican como Lech Walesa, y afirman que los originales fueron escamoteados por el propio ex sindicalista.

Según los historiadores, Walesa sacó prestados esos documentos de los archivos de la SB en la época en que era presidente de la República de 1991 a 1995, y jamás los devolvió.

Los historiadores, de 37 y 38 años, en consecuencia demasiado jóvenes para haber conocido la realidad del comunismo, reproducen o citan documentos de los servicios especiales de los años 1990 (UOP).

La UOP había prestado en ese entonces al presidente Walesa, a petición suya, los expedientes que le concernían. Los autores reproducen también las demandas ulteriores para que los devolviese, dirigidas por la UOP a Walesa.

En recientes entrevistas, el actual jefe del Estado Lech Kaczynski atizó la polémica al sostener las acusaciones de los dos historiadores, llegando a reprocharle a Walesa haber sido “garante de los intereses del peor sector de la nomenklatura” comunista, en el momento de la caída del antiguo régimen en 1989.

Lech Kaczynski, y su hermano gemelo Jaroslaw Kaczynski, fueron cercanos colaboradores de Walesa en la época de Solidaridad, antes de pelearse con él después de su elección a la presidencia de la República en 1990.

Varios intelectuales y militantes de la ex oposición democrática polaca protestaron en una carta abierta contra lo que calificaron de “campaña de denigración” de un símbolo de la lucha contra el comunismo.

En un programa de televisión el lunes en la noche, Walesa planteó a sus detractores un interrogante sin respuesta: ¿por qué el antiguo régimen, que había buscado desacreditarlo por todos los medios, no se sirvió en esa época de los suspuestos documentos sobre su colaboración con la SB?

You must be logged in to post a comment Login