Autoriza corte a Blackwater a operar en frontera con México

San Diego.- Una Corte Federal en San Diego ratificó el martes la autorización a la empresa de seguridad privada Blackwater para operar un centro de entrenamiento a menos de 100 metros de la frontera con México, pese a las protestas de residentes de California.

La juez federal Marilyn Huff rechazó los argumentos del procurador de distrito de San Diego, Mike Aguirre, quien advirtió que “Blackwater es una organización mercenaria que proporciona entrenamiento mercenario en una zona comercial”.

En su fallo, la magistrada señaló que esa empresa “puede ser poco popular o del desagrado de muchos, pero cumplió con todos los requisitos exigidos para abrir su centro de entrenamiento” en la zona de Otay Mesa, en la frontera con la ciudad mexicana de Tijuana.

En una audiencia para refutar el dictamen que Huff emitió el pasado 4 de junio al respecto, la ciudad de San Diego pidió a la corte revisar en un foro público con el cabildo de gobierno la instalación de ese centro de prácticas paramilitares.

“Mientras tanto Blackwater puede continuar operaciones”, dijo el procurador local.

Sin embargo, la juez Huff explicó que “hay por lo menos otros dos centros de prácticas de tiro con armas de fuego en San Diego, en áreas comerciales como Otay Mesa, y la ciudad no los ha sometido a debate público ante el cabildo”.

“La ciudad de San Diego puede modificar sus propios reglamentos y someter a audiencias con el cabildo a empresas en el futuro, pero no puede realizar esos cambios retroactivamente” a partir del caso de Blackwater, respondió la magistrada.

Un abogado de Blackwater, Michael Neil, dijo a la corte que si el gobierno de San Diego niega permiso a la empresa para operar en la frontera, la compañía enfrentaría un “daño irreparable en su reputación, además de perder un contrato en curso con la Armada estadounidense”.

Neil aseguró que el centro sólo preparará “a grupos de 24 marineros por periodos de tres semanas, en entrenamientos intensivos, en un programa cíclico; al terminar 24 marineros, llegarán otros 24”.

La juez dijo que en el condado de San Diego las fuerzas armadas conviven con comunidades residenciales sin que hayan tenido problemas.

El año pasado, Blackwater -con sede en Carolina del Norte- buscó abrir un centro similar pero de campo abierto en el poblado de Potrero, unos 65 kilómetros al este de San Diego, pero la empresa de seguridad privada desistió ante la oposición de los residentes del lugar.

La empresa Blackwater ha estado involucrada en incidentes armados en Irak, en los que se han registrado víctimas civiles.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login