Domenech evita responder sobre su futuro y se defiende

CHÂTEL-SAINT-DENIS, Suiza (AFP) – El técnico de Francia Raymond Domenech evitó comentar si seguirá al frente de los Bleus hasta el Mundial 2010, el miércoles en Chatel-Saint-Denis, al tiempo que se defendió de críticas como el caso Vieira y el hermetismo que rodeó a su equipo en la Eurocopa.

“No respondo a esa pregunta, mi suerte personal no tiene ningún interés”, destacó el entrenador, el día después de la eliminación de Francia en la Eurocopa-2008, con una caída 2-0 ante Italia.

“Jamás hice proyectos sobre el futuro lejano. Este equipo tiene futuro, lo repito”, dijo un Domenech que la víspera prefirió evadir la respuesta con un pedido de la mano a su pareja, Estelle Denis, una presentadora de televisión.

Cuando le preguntaron si se sentía en peligro de perder su puesto, Domenech respondió con un “no razono las cosas así, porque la decisión no me pertenece”.

Asimismo, el seleccionador hizo especial hincapié en calificar de “decepción” la eliminación de Francia y no de “fracaso”, como opinó este miércoles la mayor parte de la prensa gala, que le pide la renuncia.

Domenech tiene contrato con la Federación Francesa de Fútbol (FFF) hasta 2010.

Sobre ese tema, el presidente de la FFF, Jean-Pierre Escalettes, afirmó este miércoles que “un hombre no rompe un contrato con el golpe de la emoción”, intentando calmar el juego y pidiendo un tiempo de reflexión para saber qué pasará con el futuro de Domenech.

“Hay contratos en la vida. Un hombre responsable debe respetarlos (…) Raymond Domenech, actual seleccionador, tiene contrato hasta 2010, y una misión: llevar a la selección a la Copa del Mundo de 2010”, dijo en la radio francesa RTL.

La prensa francesa de este miércoles atacó con dureza al seleccionador por sus inentendibles decisiones tácticas, como meter a Samir Nasri por el lesionado Franck Ribery y luego sacarlo para reforzarse en defensa, cuando el equipo perdía y necesitaba ganar para avanar a cuartos de final.

Pero también se le criticaron otros puntos extrafutbolísticos, como la forma de manejarse con la prensa, cerrándose y haciendo del albergue de los Bleus un búnker impenetrable.

“No tomamos más medidas (de seguridad y protección) que en Alemania durante el Mundial-2006, aunque aquí la configuración del hotel con una forma muy cerrada nos hizo vícitmas de esta geografía, que nos aportó un costado muy cerrado”, se defendió el francés.

Los Bleus estaban instalados en el Hotel Mirador Kempinski sobre el Mont Pélerin, dominando el lago Léman.

En efecto, los diarios locales había calificado a las medidas de seguridad que rodearon a Francia como “delirio de seguridad”, hablando de una protección digna de una reunión del “G8 y no de una Eurocopa”.

En el caso Patrick Vieira, Domenech también tuvo que sacar el escudo, porque nadie entendió por qué llevó a un jugador lesionado, con un desgarro en un muslo.

“Pat es un elemento importante en la vida del grupo, hicimos todo lo posible para mantenerlo lo máximo posibl. Lamentamos que no haya podido tener tres partidos de más. Siempre pensábamos que iba a poder jugar el partido siguiente. Hice lo que sentía, en colaboración con él, lo manejamos lo mejor posible”, apuntó.

La derrota de Francia marcó también el final de una era, tras el anuncio de los retiros internacionales de Claude Makelele y Lilim Thuram, récord de selecciones en la historia de la FFF (142).

“Estoy admirado, se lo dijo y se lo digo ahora en público, es un gran señor del fútbol. Lilian es una persona hiper honesta, pero consigo mismo en primer lugar. Con él habíamos llegado a un acuerdo para decir que los partidos seguidos causaban problema. El me lo dijo y me saco el sombrero”, dijo el DT.

You must be logged in to post a comment Login