Diario alemán destaca el “mayor juicio medioambiental de la historia”

Berlín.- El periódico alemán Suddeutsche Zeitung comentó el miércoles que los habitantes de Lago Agrio, en el norte de Ecuador, luchan contra el gigante petrolero estadounidense Texaco-Chevron, que durante más de tres décadas extrajo crudo de esa localidad.

Indicó que el abogado ecuatoriano Pablo Fajardo representa a los 30 mil habitantes del poblado amazónico, entre ellos miembros de varias etnias indígenas, en el juicio contra el consorcio, que el diario describe como el “mayor proceso medioambiental de la historia”.

Refirió que esa firma inició sus perforaciones en Ecuador en 1964, y tres décadas después abandonó sus pozos cuando la firma estatal Petroecuador se hizo cargo de ellos.

“Lo que quedó fueron cientos de cloacas de petróleo que apestan este rincón de la región amazónica, que fuera un Jardín del Edén”, expuso el diario, y agregó que el gobierno ecuatoriano intenta desde hace poco limpiar algunos sitios.

Señaló que según Fajardo, “Ecuador paga por algo que Texaco hizo”, y agregó que los habitantes de Lago Agrio acusan al consorcio de haber contaminado el suelo y el agua y con ello haber provocado la muerte o enfermedad de personas, animales y plantas.

Según Fajardo, Texaco es responsable de cientos de casos de cáncer entre la población de Lago Agrio. Los demandantes señalan que asimismo se talaron árboles a lo largo de esas tres décadas, mientras el consorcio obtuvo beneficios millonarios.

“Se subrayó que la suma exigida oscila entre seis mil millones y 16 mil millones de dólares. Pero sobre todo se trata de dar respuesta al interrogante de si se puede hacer responsable a un consorcio tan poderoso de haber contaminado un territorio ajeno”, apuntó el diario.

Señaló que cuando la firma inició sus perforaciones, el ejército ecuatoriano, que regía en esa época, puso a su disposición más de un millón de hectáreas de esa área del Amazonas.

“La corrupción estaba en apogeo. La selva y sus habitantes no se tomaban en cuenta. Esa zona que colinda con Colombia era ‘tierra de nadie’, y los trabajadores de Estados Unidos fundaron la población Lago Agrio”, precisó.

“Los invasores o inversionistas, según sea el caso, construyeron calles, pistas de aterrizaje, casas, máquinas, tanques, negocios. Llegaron expertos caros, trabajadores baratos, muchos soldados. Indígenas y árboles estorbaban”, abundó.

Suddeutsche Zeitung resaltó que según pesquisas de los demandantes, el consorcio de Estados Unidos no bombeó las aguas tóxicas de vuelta a las rocas, como era común en su propio país, sino que depositó los restos del crudo en cientos de piscinas, lo que era más barato.

Añadió que el gigante petrolero obtuvo ganancias de miles de millones de dólares en sus pozos ecuatorianos, mientras que la región de Sucumbíos, donde se localiza Lago Agrio, se cuenta entre las más pobres de Ecuador.

El periódico apuntó que Texaco-Chevron niega los cargos en su contra y señala que Petroecuador ocasionó tal desastre, mientras está en juego la imagen del consorcio.

“El gobierno del presidente ecuatoriano Rafael Correa no desea por su parte que se inmiscuya demasiado en el caso al consorcio estatal Petroecuador, que es fuente de divisas”, concluyó.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login