Inicia San Salvador ambicioso plan de recuperación ambiental

Por Arely Muñoz.

San Salvador.- Las autoridades de la capital salvadoreña iniciaron un ambicioso plan de reforestación para sembrar 350 mil árboles en cuatro años, con el fin de generar conciencia entre los capitalinos sobre la necesidad de respetar el medio ambiente.

El proyecto inició el pasado 11 de junio e involucra a niños, estudiantes, jóvenes, adultos, instituciones y empresas, explicó a Notimex el concejal de la Alcaldía de esta ciudad, Ernesto Navarro, al apuntar que la defensa de la naturaleza es “un asunto de todos”.

“La idea es que las escuelas participen y que los niños cuiden los árboles, pero no para ahorrar recursos, sino para generar conciencia entre la población sobre la importancia de proteger nuestro territorio”, indicó el concejal, reconocido ambientalista.

Navarro, líder del Centro de Estudios Salvadoreños Tecnológicos Apropiados (Cesta), comentó que el objetivo es recuperar la parte ambiental de todos los espacios públicos que tiene la municipalidad más importante de este país centroamericano.

“Por recuperar entendemos que se planten en estas zonas especies autóctonas” como el conacaste de corteza blanca, los amates y ceibas, entre otras, abundó el especialista.

Según el funcionario, esta época de lluvias es la ideal para sembrar unos 10 mil árboles con la ayuda de todos los habitantes de la capital, esfuerzo que dijo debe concluir con la siembra total de 350 mil en cuatro años.

“Debemos de luchar por ver cómo reforestamos las zonas que lo necesitan, pues otros municipios están permitiendo la destrucción de los últimos bosques que quedan” en el país, lamentó Navarro.

Aclaró que en los últimos años, la Alcaldía ha tenido como política rechazar todo proyecto que implique el sacrificio de áreas verdes, al considerar que San Salvador es una ciudad que un extenso y profundo deterioro ambiental.

“En la capital, que ya ha sido bastante destruida, la deforestación como tal no está creciendo mucho, porque la municipalidad no da permisos para la deforestación masiva”, añadió.

No obstante, lamentó que pese al esfuerzo, en otros municipios se permite la destrucción masiva de la naturaleza para la construcción de grandes urbanizaciones y de lujosos centros comerciales, lo cual sin duda afecta a localidades vecinas.

El ambientalista aludió de esa forma al polémico caso de la finca El Espino, propiedad que comparten las alcaldías de San Salvador y Antiguo Cuscatlán, considerada el último pulmón de la capital y que fue urbanizada sin pedir permisos a la comuna de la capital.

La alcaldía de Antiguo Cuscatlán permitió la destrucción de su parte para dar paso a la edificación de centros comerciales, recordó Navarro, que junto con otras organizaciones han intentado detener la deforestación de la zona.

A juicio del ecologista, el municipio de San Salvador “no puede hacer nada” en lugares aledaños, pero con el plan de reforestación en la capital se contribuye a no dañar más la naturaleza.

“La reforestación debería de funcionar en todos los municipios”, agregó al precisar que el proyecto también contempla plantar árboles frutales como mangos, aguacates y de otras especies.

Para el concejal, la destrucción de la naturaleza en la zona capitalina presenta una rápido deterioro y ello se ve reflejado en la pobre calidad de vida que poseen los salvadoreños.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login