México se convierte en puerta alterna para salida de cubanos

Por Pablo Tonini.

Miami.- El cubano Mikael Nobregas llegó en agosto pasado a Miami a través de México y de inmediato se puso a trabajar, pues tiene que saldar los 11 mil dólares que pagó su suegro desde aquí a una abogada en la ciudad de México para su traslado.

Nobregas, de 26 años, salió de Cuba con una visa de turista por tres meses otorgada por el consulado mexicano en La Habana.

El documento lo obtuvo tras un montaje de seis meses en el que la abogada envió a la isla caribeña a una mexicana para hacerse pasar como la novia de Nobregas.

La mujer se tomó fotografias con él en Cuba y se formó un expediente junto a cartas para justificar ante el consulado la relación y finalmente obtener el ansiado visado para viajar a México y de ahí a Estados Unidos.

“Llegué a Cancún en vuelo directo desde La Habana el pasado 21 de agosto y pasé inmigración en dónde me preguntaron como obtuve la visa y a lo que iba a México”, relató Nobregas a Notimex.

El cubano indicó que de ahí siguió su vuelo a la ciudad de México, desde donde viajó por autobús a Monterrey (en el norte) y ese mismo día hizo un viaje de dos horas en auto a la frontera con Texas para entregarse a las autoridades migratorias estadounidenses y “pedir asilo político”.

Tras 15 horas en la oficina migratoria salió caminando hacia Estados Unidos para tomar un camión rumbo a Miami con un “parole” (documento de libertad bajo palabra) en la mano que le permite estar legal hasta el año y 1 día y tiene derecho por la Ley de Ajuste Cubano a lograr la residencia.

Su suegro -que prefirió omitir su nombre-, dijo que para traerlo tuvo que hacer cuatro depósitos (dos de tres mil dólares y dos más de dos mil 500) a la abogada en la capital mexicana.

La abogada -cuyo nombre tampoco quiso mencionar-, pedía a través de correos electrónicos que los depósitos se hicieran siempre a nombre de otras personas, al parecer para no dejar rastro.

“Pasaban semanas y de repente me decían que tenía que enviar más dinero”, recordó el suegro, cuya hija y pareja de Nobregas salió de Cuba vía México en un proceso similar hace dos años y por el que se pago una suma parecida.

El viaje de Nobregas a Estados Unidos es sólo una de las formas que aquí se manejan como un secreto a voces para traer familiares desde Cuba y sea quizá la más tranquila, pues otros deciden lanzarse en riesgosas travesías en embarcaciones en las que viajan hasta 30 personas.

Luis Díaz, vocero del Servicio de Guardacostas en Miami, las reconoce como “operaciones de contrabando humano” que se esmeran en traer a las personas ilegalmente en yates bien provistos.

Según Díaz el contrabando de cubanos no se limita solamente a tratar de llegar a las costas de Florida, pues conocen que hay embarcaciones que salen de la parte sur de Cuba y van a la Isla Gran Caíman y siguen para Yucatán, México y Honduras en Centroamérica.

De acuerdo con la autoridades las rutas de México y Centroamérica son alternativas ante una mejor interdicción y vigilancia de la Guardia Costera.

De acuerdo con Díaz, la ruta de México “es más peligrosa” que un viaje directo de 145 kilómetros de Cuba a Florida, pero tiene menos probabilidades de que intervenga la Guardia Costera.

Los cubanos que se presentan en la frontera con México ante autoridades de inmigración federales de Estados Unidos se pueden acoger a la Ley de Ajuste Cubano.

En el caso de los que llegan por mar adquieren derecho a residencia por la ley conocida como “pies secos, pies mojados”, que no rige si son atrapapados en las aguas, antes de llegar.

Casi el 90 por ciento de todos los cubanos indocumentados que llegan a Estados Unidos lo hacen por tierra en vez de por mar, según la agencia de Protección de Aduanas y Fronteras.

Datos del mexicano Instituto Nacional de Migración (INM) indican que en el 2007 la institución detuvo a tres mil 294 cubanos, mientras en los primeros meses de 2008 son mil 296.

La ruta por la frontera mexicana se ha hecho tan popular que ahora funcionar

You must be logged in to post a comment Login