.Está más actual que nunca la obra “El principe”, de Maquiavelo.

México, 21 Jun (Notimex).- El filósofo y politólogo italiano
Nicolás Maquiavelo, autor del célebre libro “El príncipe”, obra
típica del Renacimiento la cual sigue siendo amlpiamente consultada
en el ámbito de la política en todo el mundo, murió el 22 de junio de
1527.

Niccolo Macchiavelli, como fue bautizado, nació en Florencia,
Italia, el 3 de mayo de 1469, hijo de Bernardo dei Niccolo
Macchiavelli, jurisconsulto, y Bartolommea dei Nelli, dama muy bella
e instruida.

Debido a su profundo conocimiento de la política de la época,
después de la caída de Savonarola como Jefe de la República (1498),
Maquiavelo fue nombrado secretario de la segunda cancillería
encargada de los Asuntos Exteriores y de la Guerra de Florencia.

Esta labor le llevó a realizar importantes misiones diplomáticas
ante el rey de Francia, el emperador Maximiliano I y César Borgia.

Su actividad diplomática desempeñó un papel decisivo en la
formación de su pensamiento político, centrado en el funcionamiento
del Estado y en la psicología de sus gobernantes.

Su principal objetivo político fue preservar la soberanía de
Florencia, siempre amenazada por las grandes potencias europeas, y
para conseguirlo creó la milicia nacional en 1505.

Intentó, sin éxito, propiciar el acercamiento de posiciones
entre Luis XII de Francia y el papa Julio II, cuyo enfrentamiento
terminó con la derrota de los franceses y el regreso de los Médicis a
Florencia (1512).

Como consecuencia de este giro político, cayó en desgracia, fue
acusado de traición, encarcelado y levemente torturado. Tras
recuperar la libertad, se retiró a una casa de su propiedad en las
afueras de Florencia, donde emprendió la redacción de sus obras.

Muy distinguido también como tratadista y crítico militar,
publicó obras muy notables de este carácter como “El arte de la
guerra”, “Ordenanza de la Infantería” y “Ordenanza de la Caballería”.

Entre sus trabajos literarios se cuentan variadas composiciones
líricas, como “Las decenales” (1506-1509), “El asno de oro” (1517) y
la más destacada, la comedia “La mandrágora” (1520), sátira mordaz de
las costumbres florentinas de la época.

Maquiavelo revela en todas sus obras su gran cultura, un
pensamiento ágil y profundo y dotes extraordinarias de escritor,
además de un manejo del idioma con personalísimo estilo y suprema
elegancia.

Sigue

Está más actual que. dos. elegancia

La obra célebre del filósofo florentino, la que ha perdurado a
través del tiempo, es “El príncipe” (1513), libro que encierra una
filosofía práctica y reglas de gobierno que podría apetecer cualquier
jefe de Estado de cualquier tiempo, dispuesto a no reparar en los
medios para alcanzar sus fines.

Este texto ha tenido apologistas entusiastas, como Gentile,
Alfieri, Wicouefort, Gobineau y Nietzsche; y detractores implacables,
a cuyo frente se hallan, en diferentes épocas, hombres como Saavedra,
Fajardo, Voltaire, Federico de Prusia, Macaulay, Castelar, Tolstoi y
otros.

El emperador francés Napoleón comentó el libro de Maquiavelo con
discrepancia en algunos puntos, pero siempre con simpatía. En cuanto
al personaje que se estima tomó como modelo para el diseño de esta
obra, se cita a Fernando “El Católico” y a César Borgia.

Leer a Maquiavelo o a su obra “El príncipe” es enfrentarse al
triunfo del espíritu renacentista sobre la religión, como también al
lado más creador y sombrío de los hombres por obtener el poder,
conservarlo y expandirlo en las justas proporciones para que pueda
ser gobernado y protegido, en la ardua e inconclusa tarea de manejar
el poder ante la sociedad.

Nicolás Maquiavelo, una de las mentes políticas más lúcidas y
profundas en cuestiones de política y ejercicio del poder a nivel
mundial de todos los tiempos, cuyo libro es considerado hasta
nuestros días de cabecera para el hombre público, murió en Florencia,
el 22 de junio de 1527.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login