La televisión se ha convertido en diseminadora de placer: Gubern.

México, 23 Jun (Notimex).- Las redes de televisión pública deben
intentar atender las necesidades reales de las masas que han sido
olvidadas por la cultura global, afirmó hoy aquí el investigador
español Roman Gubern, al participar en el “Encuentro Internacional de
Cultura y Medios”, que se lleva a cabo con motivo de los 15 años al
aire del Canal 22.

El especialista en medios realizó toda una disección de cómo la
televisión se ha convertido en diseminadora de placeres efímeros. Los
géneros, dijo, han evolucionado porque la hibridación priva sobre la
sustitución, pues ésta es más fácil, conservadora y segura.

“La hibridación es una de las claves para entender la evolución
de los medios en la modernidad”, señaló en el Aula Magna José
Vasconcelos, del Centro Nacional de las Artes.

“Las emociones gratificantes son efímeras y las negativas son
duraderas, por buenas razones: recordar peligros ayuda a la
supervivencia, esto es fundamental”, precisó.

“De ahí que los medios masivos se convierten en diseminadores de
placer”, puntualizó el docente, quien entre otras cosas ha trabajado
como investigador invitado en el Massachusetts Institute of
Technology.

Durante su conferencia magistral, titulada “Televisión y Cultura
de Masas”, Gubern indicó que existen dos mecanismos que hacen
funcionar al mercado del gusto: el elitista, el cual indica que
cuando un bien se masifica automáticamente se deprecia.

Ofreció como ejemplo la minifalda, que cuando fue usada por
todas las chicas en oposición, se comenzó a utilizar la falda larga,
por considerar que la primera era vulgar. “La cultura de elite
funciona negando las tendencias mayoritarias del mercado”, abundó.

El segundo mecanismo está relacionado al concepto de abandonar
los ideales o valores propios para sumarse a los de la mayoría, que
es exactamente lo contrario al elitista.

“En este contexto, es evidente que la televisión se ha
convertido en la máxima diseñadora de valores, ideales y estilos de
vida de la sociedad pos industrial contemporánea”, enfatizó.

El especialista explicó que la cultura audiovisual contemporánea
se ha bifurcado entre la tendencia centrípeta, es decir, el reino de
la música anglosajona y Hollywood; y la centrífuga, la
diversificadota, lo que automáticamente lo llevó al tema de la
globalización.

“La globalización ha producido una confusión entre lo lejano y
lo cercano. El corolario de esa globalización es un nuevo fenómeno
llamado glocalización, es decir, la producción global de lo local y
la localización de lo global”.

Lo que se desprende de la glocalización, dijo Gubern, es la
cultura del intersticio, la cual ocupa los espacios desatendidos de
la cultura global dominante.

“Ahí se abandonan los conceptos clásicos y en la nueva batalla
por la cultura de masas, las redes de televisión públicas deben
intentar atender las necesidades reales de un tejido social local”,
precisó.

En esta nueva cultura del intersticio apuntó que el Internet es
un medio muy importante, pero precisó que todavía no se le puede
considerar global, pues la tasa de conexión en la Unión Europea está
en menos del 50 por ciento y en Africa representa alrededor del 2 por
ciento de la población.

“Ya que hablamos de esto, me gustaría contar una breve leyenda
Zen, en la que un discípulo le pregunta a su venerable maestro:
Maestro, ¨a dónde vamos? Y éste le contesta: Ya estamos”, concluyó.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login