.Reapertura del museo Camón Aznar contó con la obra de Rafael Zabaleta.

México, 23 Jun (Notimex).- Aunque su objetivo principal fue la
preservación y difusión de la obra de Francisco de Goya, el museo
Camón Aznar, en Zaragoza, España, incluyó los trabajos del pintor
Rafael Zabaleta y otros artistas, en un afán por enlazar la pintura
impresionista, paisajista y costumbrista de los últimos siglos.

Las obras quedaron articuladas en torno a dos ejes principales:
la Escuela de Vallecas y la Escuela de Madrid.

Entre los artistas de ambas escuelas destaca la obra de Benjamín
Palencia, Francisco Arias, Francisco San José, Julio García Condoy,
Joan Vila i Grau, Joaquín Vaquero Palacios y Rafael Zabaleta, entre
muchos otros.

Este último, quien falleció el 24 de junio de 1960 y quien en
2007 cumplió el centenario de su nacimiento, 6 de noviembre de 1907,
cuenta con una página web en la que se difunde su obra, además de una
pinacoteca centrada en sus trabajos y museo que exhibe continuamente
su material artístico.

Hace un año, además, fue publicado “Los sueños de Quesada de
Rafael Zabaleta”, el cual fue promovido por su fundación a fin de
conmemorar un aniversario más de natalicio.

Nacido en Quesada, Jaén, (España), Rafael Zabaleta goza de gran
admiración en su país, al grado que su obra ha sido revalorada y es a
partir de 2004 que sus pinturas aparecen en los establecimientos de
subastas más importantes de Europa.

Tal es el caso de “Composición de figuras y paisaje”, con la que
Christie”s de Madrid, en 2006, alcanzó la cantidad de 124 mil euros.

Rafael Zabaleta, considerado uno de los mayores exponentes del
arte español renovado después de la Guerra Civil (1936-1939), y cuyas
obras lucen hoy en los museos más importantes del mundo, realizó sus
estudios de pintura en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando,
entre 1924 y 1932.

Tres años más tarde viajó por primera vez a París, donde estudió
a los grandes maestros de la pintura contemporánea y se familiarizó y
encantó con los trabajos del pintor español Pablo Picasso, así como
con los de Manuel Angeles Ortiz.

Zabaleta realizó su sueño de montar una exposición en 1942, año
decisivo para su carrera artística, que se vio impulsada luego de que
montara su primera exhibición individual en la galería Biosca de
Madrid.

Sigue
Reapertura del museo. dos. Madrid.

Su pintura, dicen los conocedores, tiene influencias de Picasso
y del pintor italiano Giorgio de Chirico, y se caracteriza por un
personal realismo expresionista, que da una particular visión del
paisaje andaluz, de su gente, sus objetos cotidianos y su vida
diaria, como lo muestran cuadros como “Comercio de tejidos” y
“Aceituneras”.

Pronto, la comunidad artística comenzó a reconocer su trabajo,
pues un año más tarde fue seleccionado por el Primer Salón de los
Once y su obra fue elogiada por el filósofo y ensayista Eugenio
D”Ors, así como por la crítica en general.

En 1956 obtuvo el premio de la UNESCO de la tercer Bienal
Hispanoamericana de Arte, año en el que además participó en la Bienal
del Mediterráneo, celebrada en Alejandría, Egipto.

La peculiar forma de Rafael Zabaleta, de entender la pintura, la
luz, el color, los objetos familiares y los campesinos de su natal
Quesada, fueron inmortalizados en bellos cuadros que hoy cuelgan en
museos de Nueva York, Tokio, Buenos Aires, Alejandría y Lisboa.

Además, el Museo de Arte Moderno de Cataluña, España, el de
Arte Contemporáneo de Bilbao, Villanueva y Geltrú, Jaén y Reina
Sofía.

De acuerdo con los estudiosos, su obra puede dividirse en tres
etapas, comenzando con la formativa, que inició con sus primeras
influencias en 1936, época en la que asimiló diversas influencias de
la pintura contemporánea, mezcla de afanes viajeros y pretensiones
surrealistas.

En su segunda fase, la del “Expresionismo Sobrio”, en la década
de los 40, el pintor se interesó más por los temas rurales de su
inagotable Quesada y así, la sierra, el pueblo y sus campesinos se
convirtieron en el tema central de

You must be logged in to post a comment Login