Voz de Leonard Cohen cautiva en su primer concierto en Montreal en 15 años

MONTREAL, Canadá (AFP) – “Hallelujah”, la voz grave, sensual y envolvente de Leonard Cohen demostró que no perdió nada de su magia en su primer concierto tras 15 años de ausencia en los escenarios de su ciudad natal.

Vestido con un traje gris y sombrero, la espalda encorvada, las rodillas flexionadas, Cohen apareció en escena el lunes sonriente y emocionado ante una sala colmada con 3.000 espectadores extasiados que lo recibieron con una ovación antes que pudiera iniciar su primera canción.

“Esto me toca profundamente, verdaderamente”, dijo en un francés con acento inglés. “Bailen conmigo hasta el fin del amor”, pidió a la multitud, hipnotizada durante más de tres horas por su poesía, sus melodías y sobre todo, su “voz de oro”.

Esta larga ausencia de los escenarios entre 1993 -fecha de su última gira- y 2008, increíblemente preservó, o incluso mejoró, la voz de poeta de este canadiense.

Rodeado de nueve músicos, Cohen deleitó con más de una veintena de sus clásicos, desde “Everybody knows” hasta “I’m your man”, pasando por un “Hallelujah” cálidamente celebrado por el público y la clásica “Suzanne”.

Interpretó esta última canción solo, acariciando las cuerdas de su guitarra como si se tratara del cabello ondulado de su primera amante. Luego de dos horas y media, este apóstol del amor se retiró del escenario, pero debió regresar rápidamente.

“No estamos apurados”, lanzó antes de agregar nueve canciones en un clima de comunión con el público de Montreal.

Cohen se retiró en un monasterio budista cerca de Los Angeles de 1993 a 1999. Y luego de los atentados del 11 de setiembre de 2001 en Estados Unidos, buscó la tranquilidad en India, donde pasó nueve meses.

“A veces me preguntaba si nunca más cantaría en los escenarios. No era trágico, pero mientras hacía mi cama o cocinaba -era un cocinero en el monasterio- me decía: ‘esta es por lo tanto mi vida, no cantaré nunca más en público, se terminó'”, declaró recientemente al diario La Presse, en una poco habitual entrevista.

Aunque las canciones de Leonard Cohen suelen evocar una cierta melancolía, el artista apareció radiante en escena, ironizando sobre su propia vida, su consumo de antidepresivos y su lucha contra el alcoholismo.

“Luché contra la botella, pero fue necesario que estuviera borracho para hacerlo”, bromeó.

El cantante, que inició en junio en Toronto una gira mundial que debe conducirlo a Francia, Bélgica y Suiza, admite cándidamente que necesita estos espectáculos para reconstruir un colchón financiero tras haber sido arruinado por su ex manager, Kelley Lynch.

“Espero que pese a los precios inflados (de las entradas) no se sientan decepcionados”, bromeó al iniciar el espectáculo. “Mi amor, espero que estés satisfecha… Hace mucho que te amo, jamás te olvidaré”, concluyó.

You must be logged in to post a comment Login