Alista Vaticano regreso de grupo ultraconservador

Ciudad del Vaticano.- El Vaticano alista el regreso al seno de la Iglesia Católica del grupo ultraconservador conocido como Lefebrista, tras 20 años de ruptura con Roma.

La Pontificia Comisión “Ecclesiae Dei” de la Sede Apostólica acaba de enviar una carta a la Fraternidad de San Pío X, que agrupa oficialmente a los lefebristas, en la cual les pide ciertos compromisos a cumplir para ser aceptados por el Papa Benedicto XVI.

El texto, del cual Notimex obtuvo copia, fue firmado por el responsable de esa comisión cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos y expone cinco puntos que deberán ser aceptados formalmente por las autoridades de la fraternidad.

Pide “responder adecuadamente” a la “generosidad” del Papa, evitar intervenciones públicas de crítica al obispo de Roma, no pretender ponerse por encima del Pontífice, voluntad de “actuar honestamente” y con “caridad eclesial”.

El punto cinco del documento solicitó “respetar las fechas –fijadas para finales del mes de junio- para responder positivamente. Esto será una condición requerida y necesaria como preparación inmediata a la adhesión para cumplir con la comunión plena”.

Fuentes de Curia confirmaron que la intención es permitir el retorno bajo la tutela de Roma a los lefebristas agrupándolos en una “prelatura personal del Papa”, forma canónica que hasta el momento sólo utiliza el movimiento “Opus Dei”.

Entre las exigencias de la carta no aparece explícita la de aceptar públicamente los dictados del Concilio Vaticano II, que fue históricamente uno de los grandes puntos de contraste entre la Fraternidad San Pío X y el papado.

El Vaticano mantuvo siempre como condición necesaria para el regreso a la unidad una adhesión abierta de parte de los cismáticos a dichas enseñanzas, sobre todo en materia de libertad religiosa, ecumenismo y respeto a las reformas litúrgicas.

El rechazo a estos tres puntos movieron al Marcel Lefebvre a fundar en 1969 la Fraternidad para mantener, según él mismo lo sostenía, el origen y la tradición fundamental de la Iglesia Católica contra las reformas introducidas por el Concilio.

En 1988 Juan Pablo II terminó por excomulgar al obispo francés y a sus seguidores; ahora Benedicto XVI piensa seriamente en quitar dicha pena para los lefebristas, pero sólo aquellos que se arrepientan y vuelvan a la comunión con Roma.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login