Coordinan posiciones en OEA contra ley migratoria europea

WASHINGTON (AFP) – Los países americanos sostendrán el jueves en la sede de la OEA en Washington, su primera reunión conjunta para coordinar posiciones ante la ley de expulsión de inmigrantes indocumentados aprobada por el Parlamento europeo, que afecta a millones de latinoamericanos en Europa.

El promotor del encuentro, el presidente peruano, Alan García, quien lleva la voz cantante en la oposición a esta norma, dijo el miércoles que su gobierno espera que los países latinoamericanos que integran la OEA alcancen un “acuerdo de consenso” para “lograr que el Parlamento europeo reconsidere esa ley”.

Perú adelantó que promoverá la idea de una moratoria para permitir que los inmigrantes indocumentados en Europa se legalicen antes de que comience a regir la llamada “Directiva retorno” aprobada por el Parlamento europeo.

En la reunión participarán los cancilleres de Perú, José García Belaúnde, de Colombia, Fernando Araújo, y de Paraguay, Rubén Ramírez, y los embajadores ante la Organización de Estados Americanos (OEA) de los demás países del continente, incluidos Estados Unidos y Canadá.

Se trata de un encuentro inédito y de la primera ocasión en la que los países americanos se reunirán para tratar de buscar una postura concertada ante la decisión europea de endurecer sus leyes migratorias.

La norma del Europarlamento, aprobada el 17 de junio, dispone una detención de hasta 18 meses de los inmigrantes que no quieran partir por propia iniciativa y una prohibición de cinco años de regresar a la UE. El plazo de detención podría variar en virtud de las leyes de cada país europeo.

La ley ha recibido un rechazo generalizado en América Latina, lugar de origen de millones de inmigrantes en el viejo continente.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, calificó la disposición de “represiva”.

“Una vez más se aprueba en el mundo desarrollado una medida represiva en contra de los inmigrantes ilegales, que afecta directamente a muchos latinoamericanos”, afirmó Insulza, quien aludía así veladamente a las políticas contra la inmigración ilegal adoptadas por Estados Unidos en los últimos años, ante las cuales poco pudieron las naciones de América Latina.

“Es una paradoja que mientras se negocian acuerdos importantes en materia comercial y se habla de alianzas estratégicas, se adoptan de manera unilateral medidas como la internación prolongada, que tratan como delincuentes a los inmigrantes ilegales, sin siquiera discutir ni negociar el tema con los gobiernos latinoamericanos”, deploró.

Perú se quejó de la falta de diálogo con los países europeos.

“La decisión debe ser revisada y formar parte de una agenda de diálogo político entre Europa y Latinoamérica”, expresó el canciller peruano la semana pasada.

También los países del Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, más Venezuela que está en proceso de asociación plena, y Bolivia y Chile que son miembros asociados externos), anunciaron que buscarán establecer una postura conjunta durante su cumbre presidencial en Buenos Aires el 30 de junio.

El presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, dijo el martes en México que el bloque sureño planteará “en todos los foros internacionales este problema”.

“El viento frío de la xenofobia sopla otra vez”, denunció el martes el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, al criticar duramente las medidas europeas y “el prejuicio contra la inmigración”, y pedir que los países ricos ayuden al desarrollo de las naciones pobres.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, amenazó el sábado con suspender la la negociación de un Acuerdo de Asociación con la UE en el marco de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), tras la aprobación de la ley de expulsión de inmigrantes ilegales.

Por su lado, el presidente venezolano, Hugo Chávez, amenazó con no enviar más petróleo a los países europeos que decidan aplicar la nueva ley migratoria, y dijo que revisará las inversiones europeas

You must be logged in to post a comment Login