Discoteca trágica.

Por Salvador Flores Llamas

La noche del viernes 20 de junio, al preguntar a Ebrard, jefe de gobierno del DF, sobre la tragedia en la discoteca News Divine (ya consumada) se negó a contestar, al término de la rueda de prensa a que citó con su secretario de Gobierno, Angel Avila, para hablar de la consulta popular sobre la Reforma Energética.

Una consulta que Isidro Cisneros Ramírez, presidente del Instituto Electoral del DF, se comprometió a realizar, sin consultar siquiera a los demás consejeros del DF.

Eso es lo que interesa a Marcelo: cumplir las órdenes de su jefe López Obrador, y a la población capitalina que se la lleve el diablo.

Con 12 muertos (nueve adolescentes y tres policías) por la tragedia en la colonia Nueva Atzacoalco piden las cabezas de Joel Ortega, jefe de la policía citadina, y de Francisco Chíguil delegado en Gustavo A. Madero.

Del primero, pues como delgado en la GAM otorgó la licencia al antro y ahora su gente cometió errores garrafales; de Chíguil, por permitir funcionar un sitio sin elementales requisitos de seguridad al no observar las normas reglamentarias de funcionamiento.

En noviembre de 2004 Ebrard fue cesado como jefe de la policía por haber permitido el linchamiento de tres miembros de la AFI; dos murieron, el tercero tardó en aliviarse y no se recuperó del todo.

En junio de 2001, tras el incendio de la discoteca Lobohombo, en plena avenida Insurgentes Centro, López Obrador, jefe de gobierno, se hizo pato y Alejandro Iglesias, amo del antro, se fugó, sólo estuvo preso unos meses y quedó libre, pese a 23 muertos.

Hoy Ebrard quizá espere hacer lo mismo, aunque diga que hubo grandes errores y se castigará a los culpables.

Entre éstos se detuvo al dueño del antro, Alfredo Maya Ortiz y al cantinero Juan Andrés Santos, a quienes acusaron de perversión de menores, delito por el que no alcanzarán fianza y que deberían imputar a funcionarios culpables, pues si los acusan de homicidio imprudencial, saldrán bajo fianza.

(Del Lobohombo se publicaron después fotos de camionetas con su logotipo que apoyaron la campaña de López a jefe de Gobierno, y de Lola Padierna a delegada en Cuauhtémoc, jurisdicción del antro).

Vale preguntar a Joel Ortega y al procurador Rodolfo Félix, que formaron la policía unificada (Unipol) a presión del primero: ¨Son necesarios operativos tan ostentosos? Para detectar irregularidades en los antros y a delincuentes que operen en ellos, ¨no sería mejor enviar algunos agentes?

Al jefe de Gobierno: ¨Se procederá en serio contra personal de la delegación GAM, responsable de otorgar los permisos al antro y de no vigilar se cumplieran sus estipulaciones? ¨Cuántos antros hay en el DF y cuántos llenan los requisitos reglamentarios?

Aunque se dijera que después del niño ahogado se tapa el pozo, ¨no sería conveniente efectuar en todos una revisión a conciencia? ¨No lo amerita evitar que niños y adolescentes caigan en el vicio, y que no sean victimas de otras tragedias?

¨Le importa más cuidar su precandidatura presidencial y a Ortega la de jefe de gobierno? ¨En tales condiciones, merecen llegar a esos cargos?

El delegado Chíguil quiere escurrir el bulto y anunció la baja de cuatro funcionarios suyos de diversas áreas: Angel Nava Rojas, María Teresa Vicenteño Ortiz, Eunice Sierra Ocampo y Ricardo Trujillo Herrera.

¨No será para permitirles huir? ¨Por qué no ponerlos en manos de la justicia, si se presume su culpabilidad?

No es improbable que sean culpables, pues en la GAM es clara la corrupción. Van ejemplos. Hace 15 días desalojo de ambulantes el paradero del Metro Indios Verdes, y antes de la semana ya estaba invadido de nuevo por ellos.

Los comentarios saltan: ¨Sólo fue para aumentar la cuota?

Quienes van a reencarpetar las calles tocan las puertas, exigen propinas por rellenar los baches del frente. Y no se contentan con dádivas “para las aguas”, piden fuerte; si no, no repavimentan, y de todos modos lo cobran a la GAM, pues no les revisan las tareas.

You must be logged in to post a comment Login